El ring dará las respuestas

En una pelea llena de morbo, de controversia, salpicada por las sospechas de trampa, Miguel Angel Cotto y Antonio Margarito tratarán de dilucidar quién es el mejor, cuando se enfrenten por segunda ocasión el sábado 3 de diciembre en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Margarito tendrá la oportunidad de demostrar que su victoria sobre Cotto, el 26 de julio del 2008 en Las Vegas, por el título welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), fue legítima.

Luego de enviar a la lona a Cotto dos veces en el decimoprimer asalto antes de que el tío y entrenador del campeón, Evangelista Cotto, pidiera dar por terminada la pelea, y ante el asombro del mundo del boxeo, Margarito ganó el título welter por tercera ocasión y, aparentemente, probó por qué los mejores boxeadores de la categoría temían enfrentarlo.

Eso es historia. Aunque sólo ha peleado tres veces desde entonces, con dos derrotas y un triunfo, ahora Margarito buscará demostrar que está de vuelta.

Tras arrebatar a Cotto el título welter de la AMB, en su primera defensa Margarito cayó derrotado ante el estadounidense Shane Mosley, el 24 de enero del 2008, por nocaut técnico en el noveno asalto. Pero fue el culebrón del vendaje alterado con una substancia parecida al yeso, descubierto antes del combate en el Staples Center de Los Angeles, lo que aún arrastra secuelas.

Tras la suspensión por un año, el 8 de mayo del 2010, el ‘Tornado de Tijuana’ venció a su compatriota Roberto ‘La Amenaza’ García por decisión unánime, en pelea pactada a 10 rounds, que tuvo lugar en Aguascalientes, México.

Y el 13 de noviembre del 2010, el púgil de Tijuana perdió por decisión unánime ante el campeón Manny Pacquiao, en el Cowboys Stadium, en Arlington, Texas, paliza que le costó dos cirugías en el ojo derecho -una para reparar el hueso orbital roto y otra para remover la catarata- que por poco le cuesta obtener la licencia para pelear en Nueva York.

Para Cotto es la ocasión dorada de probar que perdió ante Margarito porque éste habría hecho trampa en el vendaje, algo que el campeón boricua ha venido alegando después de que la Comisión Atlética de California le suspendió al tijuanense, quien -a su vez- siempre ha negado que estaba al tanto de lo que hacía su entonces entrenador, Javier Capetillo, vetado del boxeo de por vida tras el incidente. Desde entonces Robert García, tomó la riposta.

Ahora, Cotto está más convencido que nunca de que el primer revés en su carrera profesional fue por trampa de su oponente. Armado con una fotografía, que enseña el vendaje de la mano izquierda de Margarito resquebrajado en los nudillos, el boxeador puertorriqueño indica que eso no ocurre si sólo hubiera gasa en el vendaje.

‘El Orgullo de Caguas’ dice que aceptó esa derrota como un hombre y exige a Margarito que admita que hizo trampa cuando lo ganó en el 2009.

Como entonces, Cotto subirá al cuadrilátero con el cetro de campeón. Ahora arriesga el título superwelter de la AMB que se adjudicó al vencer a Yuri Foreman por nocaut técnico en el noveno asalto del combate realizado en el nuevo Yankee Stadium en junio del 2010 y que defendió exitosamente ante el nicaragüense Ricardo Mayorga el 12 de marzo de este año en Las Vegas.

En su segunda defensa, Cotto ya no tendrá al veterano entrenador Emanuel Steward en su esquina; en su reemplazo estará el cubano Pedro Luis Díaz Benítez, una movida que muchos tomaron con muchas dudas debido a la falta de experiencia del entrenador caribeño.

Está por ver si las credenciales y experiencia a nivel amateur de Díaz Benítez serán suficientes para revalidar la teoría de Cotto de que Margarito le ganó en el 2009 con vendaje alterado y, de paso retener su fajín.

nube.urgiles@eldiariony.com