‘Ocupemos la migra’ rechaza desempleo y deportaciones

San Diego/EFE – El nuevo movimiento “Ocupemos la migra” busca frenar las deportaciones de inmigrantes a través de manifestaciones iniciadas en San Diego y que tienen planeado llevar a cabo en otras ciudades a nivel nacional.

Con origen en San Diego, este movimiento engloba tanto a sindicalistas como a activistas proinmigrantes y el público en general.

La iniciativa busca frenar acciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) que han llevado a la pérdida de empleos, particularmente de trabajadores de limpieza, pedir un alto a las deportaciones que afectan a familias de inmigrantes, y destacar las dificultades que experimentan los hispanos en la actual crisis económica.

Según dijo Mike García, presidente del sindicato Trabajadores de Servicio Unidos del Oeste, con sede en el sur de California, la movilización responde a tácticas aplicadas por ICE en Minesota y San Francisco, donde la agencia ha implementado “redadas a los archivos”.

García dijo que ICE solicita documentos a las empresas, que luego de auditorías resulta en demandas de despidos o exigencias de que los trabajadores provean nueva documentación.

De esta manera el sindicato perdió 1.200 de sus afiliados, trabajadores de limpieza, en Minesota hace tres años, un número similar en San Francisco hace año y medio, en tanto que en San Diego la agencia recientemente inició el proceso.

El movimiento también busca, dijo García, destacar el lugar que tienen inmigrantes en el movimiento de protesta nacional, pues “también formamos parte del 99 por ciento”.

Las acciones de ICE, para el activista, “revierten décadas de trabajo de organización, pues los trabajadores indocumentados han luchado por el derecho de unirse a sindicatos para mejorar sus condiciones de vida”.

De acuerdo con el líder sindical la siguiente “ocupación” se realizará pronto en San Francisco.

El activista Enrique Morones, fundador del grupo Ángeles de la Frontera, una de las organizaciones que participó en la “ocupación” de ICE en San Diego la semana pasada, dijo que el evento también sirvió para destacar el caso del inmigrante hondureño Omar Aguilar.

Aguilar, dijo Morones, ha vivido en EE.UU. por cinco años, y pese a que su familia ha sido blanco del crimen organizado en Honduras, Inmigración negó su petición de asilo pese a que tres de los miembros de ella han sido asesinados, por lo que su deportación está programada para el 8 de diciembre.

El presidente Barack “Obama dijo que se concentraría en criminales y Omar no es un criminal; no tuvo representación legal adecuada por lo que buscamos que su deportación sea suspendida”, dijo Morones.

El activista destacó el lazo entre las manifestaciones en el país surgidas a raíz de “Ocupa Wall Street”, y el activismo de grupos proreforma y consideró “falso” el calificar al movimiento de los indignados como la primera manifestación masiva en décadas.

El activista recordó que en 2006 ocurrió la “primavera inmigrante” en la que el 10 de marzo 400.000 personas marcharon en Chicago, 800.000 el 25 de marzo en Los Ángeles, y 100.000 el 9 de abril en San Diego.

“En términos de organización y despertar de conciencia, es en esas movilizaciones cuando surgen las semillas para el movimiento en el que ahora destacamos la presencia de hispanos”, dijo Morones.

El activista añadió que los inmigrantes también pueden contribuir a la solución de los problemas económicos que vive EE.UU., y se sumó al llamado que hizo Foro Nacional de Inmigración para recortar el presupuesto de la Patrulla Fronteriza que ha crecido cerca de 1.000 por ciento desde 1993, a un ritmo de 300 millones de dólares al año.