Alabama en la boca de todos

Birmingham/EFE – El estado de Alabama, que hace medio siglo fue escenario de actos de violencia contra los afroamericanos, es ahora la “zona cero” de la lucha por los derechos civiles ante la persecución de inmigrantes indocumentados, aseguraron expertos.

La ley HB56, que criminaliza la presencia de inmigrantes indocumentados y afronta demandas del Gobierno federal y grupos cívicos y religiosos, ha sido el detonante de un nuevo capítulo en la sangrienta historia de los derechos civiles en Estados Unidos, según activistas.

“Esta ley es producto de la ignorancia y de quienes, aun en el siglo XXI, siguen creyendo que los blancos son superiores a los demás. Esto nos regresa al pasado de racismo en el estado”, dijo el juez jubilado U.W. Clemon, el primer juez negro en un tribunal federal bajo la presidencia de Jimmy Carter.

Para el juez, ahora jubilado, las comparaciones entre lo que vivieron los afroamericanos en la década de 1960 y lo que ahora afrontan los inmigrantes son inevitables, porque “en el fondo se trata de segregar a una minoría”.

Por ello, Clemon, que en la década de 1960 marchó junto al fallecido líder de los derechos civiles, Martin Luther King, se ha sumado a la campaña “Una familia, una Alabama”, para la anulación de la ley HB56, que entró en vigor el pasado 28 de septiembre.