Alexis se luce con un doblete

BARCELONA/AP – El chileno Alexis Sánchez se reencontró ayer con el gol justo cuando el Barcelona más necesitaba volver al triunfo y metió los dos primeros tantos de una goleada por 4-0 al Rayo Vallecano en un partido adelantado en la liga española de fútbol.

El partido, correspondiente a la 17ma fecha, se adelantó por el Mundial de Clubes que el equipo azulgrana disputará en Japón entre el 8 y 18 de diciembre.

La victoria permite al Barsa ponerse a tres unidades del puntero Real Madrid, que suma 34 con un partido menos, y recuperar las buenas sensaciones tras perder el sábado en su visita al Getafe.

El Rayo hilvanó su segunda derrota en cuatro días tras caer el sábado contra Valencia.

Sánchez, que dio muestras de recuperar su mejor nivel tras dos meses lesionado, anotó dos goles en la primera parte para abrir el camino del séptimo triunfo del Barsa esta campaña en su estadio, donde no pierde desde el 11 de septiembre de 2010. Completaron la goleada David Villa y el argentino Lionel Messi, que con 16 tantos alcanzó al madridista Cristiano Ronaldo en la tabla de cañoneros.

El chileno recibió de Messi dentro del área, recortó a Alejandro Arribas buscando el perfil diestro y golpeó de rosca al segundo palo de David Cobeño, donde dio la pelota antes de caer en el arco.

El conjunto madrileño no alteró el plan de buscar la espalda de la zaga azulgrana con pelotazos largos a Lass Bangoura, pero el “Niño Maravilla” volvió a golpear 12 minutos más tarde, cuando otra asistencia de Messi buscando a Xavi dio en el taco del catalán para quedarle al chileno, que remató con el empeine lejos del alcance del arquero.

En su primera temporada en España, Sánchez suma tres goles. Su otro tanto fue en la primera jornada.

Cuando ya pensaba cómo reagruparse en el descanso, el Rayo sufrió el tercero en un pase del zaguero Gerard Piqué al brasileño Dani Alves, que sirvió en bandeja para Villa a los 43.

Messi reclamó su cuota de protagonismo nada más iniciarse la segunda parte (50) con un gol poderoso, mezcla de velocidad, técnica y templanza y Alexis continuó su exhibición con una demostración de gambetas y centros de peligro. La ovación de la grada cuando se fue sustituido a los 71 culminó la gran noche del chileno.