‘Indignados’ buscan nuevas tácticas

Sigue a El Diario NY en Facebook

NUEVA YORK – Las redadas policiales de la noche del martes en Filadelfia y Los Angeles que desmantelaron dos de los campamentos más grandes en el país del movimiento “Ocupemos Wall Street” dejaron en pie sólo pocas “ocupaciones” en Estados Unidos. Pero los activistas ya están cambiando de táctica y advirtiendo que habrá un invierno de descontento, con manifestaciones y marchas todas las semanas.

Los campamentos podrían florecer nuevamente en la primavera boreal, dijeron los organizadores, y el próximo verano podría traer manifestaciones enormes en las convenciones republicana y demócrata, cuando todo el mundo estará observando. Pero por ahora están promoviendo decenas de acciones más pequeñas, como manifestarse ante el presidente en Nueva York y plantarse en casas marcadas para que se ejecute su hipoteca.

“Intentamos utilizar esto para lo que es: básicamente seis meses para ponernos de pie, para fortalecernos”, señaló Phil Striegel, un activista comunitario en San Francisco.

El miércoles, trabajadores de sanidad con tapabocas retiraron 25 toneladas de desechos de los prados que rodean el edificio del ayuntamiento de la ciudad de Los Angeles después de que la policía desalojó el campamento de los manifestantes a media noche y arrestó a más de 300 personas. En Filadelfia, se desalojó una plaza tras retirar de ahí a manifestantes y de arrestar a 50.

La policía desmanteló campamentos como ésos en Portland, Oregon; Oakland, California, y Nueva York, donde iniciaron a mediados de septiembre las protestas contra la desigualdad social y los excesos corporativos. Los activistas continúan acampados en lugares como Boston y Washington