Muy bueno saber que…

Sigue a El Diario NY en Facebook

Cuando quieras aumentar tu puntaje de crédito, una de manera de lograrlo es reducir lo que debes. Deberías tratar de pagar la mayor cantidad de deudas que puedas. Otra forma es aumentar la cantidad que tu tarjeta de crédito te ha autorizado a usar, de esa forma deberás una proporción menor de la que te hayan preaprobado. Un 30% del puntaje que recibes en tu historial de crédito tiene que ver con la proporción de qué parte de la cantidad que te han preaprobado estás usando. Llama a la tarjeta de crédito y pide que te autoricen una cantidad mayor. Si tienes disciplina, la próxima vez que saques tu historial de crédito te saldrá un puntaje más alto.

Deberías evitar por todos los medios pedirle dinero en efectivo (cash advance) a tu tarjeta de crédito. Lee los detalles de tu acuerdo con la tarjeta con esa compañía: mira las tasas de interés altísimas, si no te dan plazos de pago, si tienes que pagar un cargo (por lo general del 2 al 4 % de la cantidad prestada) y si tus pagos mensuales se aplicarán al saldo de la tasa de interés antes que al saldo del préstamo de efectivo-que es el que realmente quisieras liquidar más rápidamente. En fin, que el dinero por adelantado, aunque parezca atractivo a primera vista, es una trampa de la que debes alejarte.

Una garantía extendida de automóvil no es buena para todo el mundo. No son para quienes van a usar el vehículo por poco tiempo, pues la del fabricante podría cubrirte por todo el período de uso. Y si ya sabes que el auto que te interesa tiene una excelente reputación, quizá una garantía extendida estaría de más. Pero si planeas conservar ese auto durante largo tiempo, esa garantía te daría paz mental. No tienes que comprársela a la misma agencia, ni tampoco en el momento de adquirir el carro. La cobertura sólo tiene efecto cuando termina la garantía del fabricante, así que podrías esperar para comprarla, y al mismo precio, hasta 24 meses o 24,000 millas luego de haberte hecho dueño de tu auto. La ventaja de adquirirla con la compra del auto es que te agreguen el costo de la garantía al financiamiento general.

Hay fondos mutuos que tienen religión. Así es: hay tres categorías: católicos, protestantes e islámicos. Estos productos financieros invierten en compañías que de alguna manera respetan los principios filosóficos y las reglas éticas que van de acuerdo a la religión en la cual se basa el fondo. Algunos fondos religiosos son AVEMX (católico), NCBGX (protestante) y AMAGX (islámico).