Arranca la cumbre de CELAC

Chávez llama a avanzar 'sin vacilación' por el camino de la unidad latinoamericana
Arranca la cumbre de CELAC
Seguidores del presidente venezolano, Hugo Chávez, ondean banderas rojas horas antes de la inauguración de la primera Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC).
Foto: Alejandro Ernesto / EFE

CARACAS/EFE – El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, hizo ayer una encendida defensa de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y llamó a los 33 países que la conforman a avanzar “sin vacilación” por el camino de la unidad.

En un discurso que glosó con citas de varios libros que se llevó hasta el púlpito, Chávez recordó al fallecido expresidente argentino Néstor Kirchner, y rindió homenaje al líder cubano Fidel Castro y al exmandatario brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva en el momento del “parto”, como denominó, el nacimiento de la CELAC.

“Vacilar sería perdernos. Avancemos sin vacilación que este es el camino, la unidad, la unidad, la unidad”, dijo Chávez en su discurso de instalación de la III Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC), reunión fundacional de la CELAC.

“¿Hasta cuándo, hasta cuándo vamos a ser nosotros la periferia atrasada, explotada y mancillada? Ya basta, estamos poniendo aquí la piedra fundamental de la unidad, la independencia y el desarrollo” de la región, señaló el mandatario. El jefe de Estado venezolano, de 57 años, indicó que “es un parto lo que está ocurriendo aquí hoy”.

Los libertadores de América “están delante de nosotros retándonos en el tremendo desafío que se nos abre (…) que nos presenta la historia”, afirmó.

Pidió que la Declaración de Caracas, que será aprobada hoy por los jefes de Estado y de Gobierno, “pase a formar parte de los planes de trabajo diarios” y no se dejen “por allá archivados en una computadora o en una gaveta como si nada hubiera ocurrido”.

El presidente anfitrión también pidió “hacer un esfuerzo mayor para incrementar la conciencia” y que los países de la región se den cuenta “de que este camino es el único camino, con sus variantes, con sus diversidades”. “La unidad entre nuestros pueblos, nuestros Estados (…) aceptando, insisto, y respetando nuestras diferencias sin permitir que la intriga cunda ente nosotros, sin permitir que la cizaña venenosa vaya a impedir una vez más el esfuerzo unitario”, aseguró.