Arte que construye sueños.

Se propuso enseñar cursos de fotografía en español que no fueran caros
Arte que construye sueños.
Sol Aramendi (con la cámara) en una de sus clases, con sus alumnas.
Foto: Cortesia

NUEVA YORK – Sol Aramendi jamás imaginó que al intentar despertar la sensibilidad artística en inmigrantes hispanos, no sólo les abriría las puertas a las luces y sombras de la ciudad, sino también les daría la herramienta para ganarse la vida por medio de la fotografía.

Sol se graduó muy joven como arquitecta en Argentina, su país natal. Su espíritu inquieto la llevó a estudiar cine como una segunda profesión, fue entonces cuando descubrió que quería dedicarse a la fotografía para toda la vida.

Al emigrar a la Gran Manzana, hace 9 años, inmediatamente logró adentrarse en museos y galerías, exponiendo su obra, que se caracteriza por un estilo creativo y desafiante.

No conforme que lo logrado, Sol quiso dar un paso delante de las exposiciones. Se propuso enseñar fotografía en español. .

“En la ciudad hay unos 2 mil cursos de fotografía, pero la mayor parte son en inglés y el precio es inaccesible”.

Un año después de emigrar a Nueva York, la artista inició Proyecto Luz, un taller de fotografía de diferentes niveles que da a los estudiantes las herramientas para lograr imágenes profesionales.

Proyecto Luz es una gama de culturas y oficios que se enlazan en un solo objetivo, hacer arte. Después del trabajo, mecánicos, cocineros y carniceros dejan sus herramientas para adentrarse en un mudo sublime.

“Los estudiantes aprenden a despertar su interés por otras culturas. Mexicanos fotografían a ecuatorianos y peruanos aprenden de los colombianos”.

Sol comentó que los estudiantes inician el taller como un pasatiempo, pero más tarde los conocimientos adquiridos se convierten en sueños.

“He tenido alumnos que al regresar a sus países abren sus propios estudios. Otros más inician su negocio en fotografía de eventos. El arte se vuelve útil y los inmigrantes hacen un aporte más a su comunidad”.

La fotógrafa profesional también de clases a niños autistas en el Museo de Arte de Queens, y es autora de un peculiar taller de enseñanza de fotografía a ciegos.

Sol exhibe su obra de la Bienal de Artistas Latinoamericanos en Nueva York organizado por el Museo del Barrio.

“Mis fotografía muestran la relación de las personas con la ciudad. Es una forma distinta de ver el contexto en donde desarrollamos nuestra rutina”.

La artista también diseñó instalaciones con vinil para otras galerías.

“Yo no puedo vivir sin el arte. Se hizo parte de mí y tengo la necesidad continua de compartirlo con los demás”.