‘Indignados’ respaldan a desahuciados

NUEVA YORK/EFE – Miembros del movimiento Ocupa Wall Street (OWS) y afectados por la crisis hipotecaria en Estados Unidos marcharon ayer por las calles de Brooklyn donde muchas familias perdieron sus hogares, para exigir a los bancos que devuelvan las “casas robadas”.

Cientos de “indignados”, integrantes de asociaciones de personas con viviendas desahuciadas y activistas de organizaciones comunitarias se concentraron en un vecindario del este de Brooklyn cuyas calles están llenas de carteles de “Se vende por desahucio”.

Allí se han propuesto empezar a “ocupar” domicilios vacíos para rehabilitarlos y entregarlos a quienes se quedaron sin el suyo por no poder pagarlo bajo lemas como “Desahuciar a los bancos, no a la gente” o “Vivienda asequible para el 99%”.

La marcha terminó precisamente delante de una casa sin inquilino desde hace tres años que los “indignados” entregarán a Tasha Glasgow, una madre soltera de 30 años y dos hijos que estaba a punto de recibir su vivienda protegida cuando el alcalde neoyorquino, Michael Bloomberg, decidió recortar el presupuesto para vivienda.

“Hoy nosotros somos los agentes inmobiliarios. Vamos a buscar esas casas que están desocupadas y alquilarlas hoy mismo. Queremos que nos devuelvan nuestra democracia”, afirmó en un discurso Patricia Malcolm, líder de la agrupación religiosa Churches United to Save and Heal.

Malcolm lideró la protesta junto a Ydanis Rodríguez, de origen dominicano, uno de los dos concejales municipales detenidos el pasado 17 de noviembre cuando la Policía desalojó a los “indignados” del parque Zuccotti.

“Los bancos tuvieron su rescate, pero a las familias se les sigue echando de sus casas”, indicó en un comunicado Karanja Gacuca, una organizadora de la protesta.

“Si ayudamos a esas grandes entidades financieras, éstas tienen la obligación moral de hallar una manera de mantener a la gente en sus hogares”, añadió Gacuca.

Ocupa Wall Street recuerda en su página web que millones de estadounidenses perdieron sus casas durante la crisis hipotecaria y actualmente uno de cada cuatro propietarios está retrasado en los pagos de sus préstamos.