La última derrota de Ali

Hace exactamente 30 años en las Bahamas, Muhammad Ali, autoproclamado como “El Más Grande” boxeador de la historia, fue vapuleado en diez asaltos por el jamaiquino Trevor Berbick. Los cuarenta minutos que duró aquella “masacre” deberían ser reiterados cada vez que alguien se asombre por el estado de salud actual de Cassius Marcellus Clay, como fue bautizado el nacido en Louisville, Kentucky.

Convertido al Islam y en Muhammad Ali, el boxeador vivió sus mejores desafíos, fue polémico, causó asombro y admiración para muchos, desprecio y odio para otros.

Muy lejos del púgil que fuera conocido por su peculiar estilo de boxeo, que él mismo describió como: “float like a butterfly, sting like a bee” o “flota como una mariposa, pica como una abeja”, dio lástima en su intento por regresar al cuadrilátero… una vez más.

Ali fue derrotado cinco veces, cuatro por decisión y una por nocaut técnico al abandonar el pleito. En su carrera logró 56 victorias, de las cuales 37 fueron por la vía del cloroformo. Tres de sus memorables derrotas fueron ante Joe Frazier, Ken Norton y Leon Spinks.

Después de su retiro oficial regresó al encordado para perder ante su antiguo “sparring” Larry Holmes por paliza (TKO en el undécimo asalto), el 10 de febrero de 1980, y ante Trevor Berbick, el 11 de diciembre de 1981.

Cuando Trevor Berbick derrotó a Ali tenía un récord de 20 victorias y dos reveses. La primera de su carrera fue frente al colombiano Bernardo Mercado, quien lo fulminó en el primer asalto para conseguir el título peso pesado CMB Continental de las Américas. Eso ocurrió en Canadá, en el Halifax Metro Center, de Nova Scotia (3 de abril de 1979).

Naturalizado canadiense, Berbick, capturó el fajín mundial en versión del Consejo Mundial de Boxeo en 1986, al vencer al estadounidense Pinklon Thomas por decisión unánime. Perdió el cinturón en noviembre de ese año ante Mike “Iron” Tyson.

A lo largo de su vida deportiva, Berbick compiló un palmarés de 50 combates, perdió 11 y empató uno.

Vivió en Florida, pero fue deportado en diciembre del 2002 tras ser encontrado culpable de violación y haber cumplido 15 meses de los cinco años de prisión a los que fue sentenciado.

Fue asesinado el 28 de octubre del 2006. El ex monarca, ya con 51 años a cuestas, apareció muerto en el patio de una iglesia de Portland (Jamaica) como consecuencia de un tajo en la cabeza propinado por el machete de su sobrino Harold Berbick.