¡Y en esta esquina…! Rebecca Reyes

¡Y en esta esquina…!    Rebecca Reyes
La boricua Rebecca Reyes hace una pausa durante el entrenamiento en el ring.
Foto: Rebeca Herrrero / EDLP

Nueva York – En el gimnasio de boxeo Church Street ubicado en Park Place en Manhattan, Rebecca Reyes se alista para someter al hombre más fuerte del lugar.

Tiene como misión establecerse como una de las mejores exponentes de la lucha libre a nivel nacional.

Nacida en Forest Hills, su vida itinerante la ha llevado a varias ciudades de Estados Unidos para entretener a un público ávido de uno de los deportes más populares en México: la lucha libre. Desde apariciones en televisión por el canal MTV2, hasta luchar contra figuras conocidas de la lucha libre en eventos como “Masked Warriors USA” que llenan grandes auditorios como el Hard Rock Hotel en Arizona, Rebecca Reyes, de 25 años sabe lo que quiere y se entrena día y noche para lograrlo.

“Lo que me encanta son las historias”, dice la joven nacida de padres puertorriqueños y criada en el vecindario de Forest Hills, del condado de Queens.

“De pequeña iba a ver peleas de lucha libre en Queens y Manhattan. Creo que desde los 13 años. Luego hice televisión y tuve un programa en Sirius Radio en el que reportaba sobre estas competencias. Me fascinaba ver a estas mujeres luchadoras y a los hombres también, por eso pensé que lo podía lograr”, asegura con mucha determinación.

“La primera vez que luché en el ‘ring’ estaba súper nerviosa. Soy de Nueva York así que pienso que ya tengo mente de luchadora por naturaleza. Cuando hago mis promos para demostrar el espíritu guerrero, la gente sabe que soy de esta ciudad”, comenta la joven que se describe como nuyorican.

“Mi cultura puertorriqueña hace que me haya convertido en fanática de este deporte. Yo veía las presentaciones de luchadores por televisión. Una vez tenía 14 años y vi al que fue mi mentor en un futuro, Matt Hardy. No es fácil, porque hay que entrenar día y noche. Vine muchas veces a este gimnasio, también a uno de Nueva Jersey y otro en Carolina del Norte. Lo curioso es que la lucha libre es un fenómeno y presentarse ante 3 mil personas es un reto”, añade.

La joven modelaba para revistas antes de ser luchadora. Llegó a aparecer en la Revista Playboy en el 2007, fue Miss Howard Stern en el 2005, y engalanó las páginas de las revistas Maxim y FHM.

“Pero lo que me apasiona es estar en frente de las cámaras. Las historias son interesantes porque parecen novelas, de ahí viene nuestra cultura”, explica, mientras recuenta una lucha que tuvo con un luchador enano que supuestamente la drogó, para convertirla en su esposa en Las Vegas. Esto un ejemplo clásico de la exuberancia de la lucha libre.

Por lo pronto Reyes seguirá entrenando para lograr ese codiciado título de campeona y realizará una gira con la empresa Lucha Libre USA en el 2012.