Someten propuesta para reformar sistema de visas

Someten propuesta para reformar sistema de visas
Estudiantes extranjeros llenan unos cuestionarios durante su clase de inglés en la universidad estatal de Wichita en Kansas.
Foto: ap

Washington/EFE – El senador demócrata por Colorado Michael Bennet presentó ayer una legislación que crearía una categoría de visas para graduados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas e incluso beneficiaría a estudiantes indocumentados que estudien en esos campos.

Bennet explicó que su medida busca responder a la escasez de trabajadores en puestos de alta tecnología, y que obliga a muchos estudiantes extranjeros a buscar empleo en otros países, una vez que obtienen diplomas universitarios en esas áreas en Estados Unidos.

“Tiene sentido que retengamos el talento internacional en nuestra economía y alentemos a estudiantes estadounidenses a incorporarse” a los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por su sigla en inglés), dijo Bennet.

Su plan, agregó, responde a la escasez de trabajadores mediante una respuesta integral que promueve “el desarrollo de la fuerza laboral a largo plazo, el crecimiento económico y la creación de empleos”.

La iniciativa de Bennet establecería una nueva categoría de visas permanentes para estudiantes en las áreas de STEM, además de alentar el ingreso de más estudiantes estadounidenses en esos campos de estudio.

La medida establece que las visas se concederían a estudiantes extranjeros que obtengan diplomas avanzados en esas áreas en universidades de EEUU, y se crearía un nuevo fondo de becas, obtenido de las cuotas generadas por esas visas, para fomentar la educación en las áreas de STEM en el país.

Además, permitiría que ciertos estudiantes indocumentados que se inscriban a tiempo completo en un área de STEM en una institución de educación superior en EEUU puedan solicitar una visa temporal.

Esta parte de la iniciativa está pensada para estudiantes que se beneficiarían del “Dream Act” que, de ser aprobada, permitiría su eventual legalización en el país.

La idea, dijo Bennet, es que esos estudiantes indocumentados, altamente cualificados, “salgan de la sombra y contribuyan a nuestra economía y comunidades”.

La iniciativa también simplificaría el programa EB-5 para inversionistas extranjeros, como señuelo para atraer más inversiones del exterior y así crear más empleos en EEUU.

En 2009, los estudiantes extranjeros fueron los que recibieron entre la mitad y las dos terceras partes de todos los doctorados otorgados por universidades de EEUU en física, economía, ciencias de la computación, química y otras áreas de estudios técnicos.

“Estados Unidos pierde a muchos de estos individuos, entre los más brillantes del mundo, debido a políticas de inmigración obsoletas e inflexibles que no responden a las necesidades de nuestra economía”, se quejó Bennet en un comunicado.

Según su oficina, más del 40% de las 500 compañías Fortune en 2010 fueron creadas por inmigrantes o sus hijos, y estas compañías, a su vez, ofrecen empleo a más de 3.6 millones de personas en todo EE.UU. y generan ingresos anuales por más de 4,200 millones de dólares.

La medida de Bennet, sin embargo, se topará con la resistencia de numerosos legisladores republicanos que piden mano dura contra la inmigración ilegal y cero incentivos para la legalización de la población indocumentada.