No califica para vivir

Lo rechazan del listado para obtener un trasplante sólo porque vive en un albergue

No califica para vivir
Octavio Estévez no califica para un trasplante de riñón que necesita porque vive en un albergue para desamparados.
Foto: Damaso Gonzalez / EDLP

Nueva York – Si ser pobre es malo, ser pobre y estar enfermo es una tragedia, dijo Octavio Estévez, mientras sostenía la foto de dos de sus hijos e imploraba por un milagro para poder salir de su dramático problema que lo tiene al borde del vacío.

Estévez, de 54 años y de origen dominicano, padece de un problema de salud, que le impide trabajar. Sus dos riñones le funcionan al 20 por ciento en tanto que su páncreas se ha venido deteriorando. El padre de cuatro hijos requiere con urgencia de un trasplante de órganos, pero la dificultad de no contar con un sitio estable donde vivir -ya que reside en un albergue- le impide ser colocado en la lista de potenciales receptores de órganos. Dicha situación le impide trabajar y depende en todo momento de su cheque por incapacidad.

“Es triste no tener ni siquiera para la renta”, explicó Estévez. “Mis hijos pequeños me preguntan todos los días si puedo comprarles aunque sea unos zapatos en esta Navidad y me duele decirles que no tengo dinero”, dijo Estévez, mientras se limpiaba las lágrimas con una servilleta de papel.

“Yo estoy condenado a morir, pero quiero darle a mis hijos un lugar seguro. Ese sería mi mejor regalo de Navidad”, señaló el dominicano a Efe.

“Todos los días tengo que pensar si voy a poder seguir en el albergue para desamparados, pues siempre hay un guardia que hace todo lo posible para echarte”, agregó. Estévez reside actualmente en el albergue ubicado en el 115 de Henwood Place, en El Bronx.

El dominicano indicó que a su dificultad para levantarse se une al problema de no poder levantar cosas pesadas y por lo consiguiente, cumplir con una jornada de trabajo. “Tengo a mi esposa que trabaja 30 horas, pero su problema de no poder hablar inglés se le junta con el hecho de que tiene que atender a los niños pequeños”, explicó.

Su situación, dijo Estévez, le ha obligado a buscar ayuda por todos lados, “pero te encuentras con que ninguna de las oficinas que existen para proporcionar ayuda te brinda socorro e incluso te tratan como un animal”.

El concejal Ydanis Rodríguez indicó que lo sucedido a Estévez demuestra la falta de servicios en la zona del Alto Manhattan y principalmente en el distrito 10, el cual representa.

“La vivienda asequible en esta zona de Manhattan es prácticamente inexistente, situación que provoca que muchas personas tengan que recurrir a los refugios ante la imposibilidad de poder pagar su renta”, dijo Rodríguez.

El concejal criticó además la excesiva burocracia que prevalece en las oficinas del gobierno local. Prueba de ello, dijo el político dominicano, “son las cartas que hemos enviado a la Administración de Recursos Humanos, al Departamento de Servicios a Desamparados e incluso a la Autoridad de Vivienda de la ciudad y en todas ellas prevalece la indiferencia”.

No fue posible recopilar la posición oficial de la Administración de Recursos humanos. En tanto, Heather Janik, vocera del Departamento de Servicios a Desamparados, indicó que en los últimos ocho meses, la dependencia ha provisto a Estévez un departamento de dos cuartos “y seguiremos ayudándolo al tiempo que pedimos al hospital New York Presbyterian que reconsidere su situación para que la persona pueda recibir un trasplante”.