‘Diablos Rojos’ se van al ‘infierno’ de la B

‘Diablos Rojos’ se van al ‘infierno’ de la B
Jairo Castillo marcó el primer gol del América y desperdició el penal que envió a su equipo a la B.
Foto: CHRISTIAN ESCOBAR MORA / efe

Bogotá/EFE – El América colombiano se unió este sábado a su rival de las finales de la Copa Libertadores de 1986 y 1996, el River Plate argentino, en el mismo infortunio- el descenso de primera a segunda división.

Tanto los rojos de Cali como los riverplatenses de Buenos Aires quince años atrás estaban en la cumbre continental y ahora se encuentran en un túnel, tratando de ver la luz al final.

El América de Cali se va a la segunda con trece títulos nacionales y cuatro finales de Copa Libertadores. Aparte de los títulos perdidos contra los ‘millonarios’, también resignó posibilidades contra el Argentinos Juniors en 1985 y el Peñarol en 1987.

Todos los pergaminos que han acompañado al América no le alcanzaron, ni mucho menos su historia, para mantenerse en primera contra el Patriotas de Boyacá, misma circunstancia ocurrida al River seis meses atrás y en la misma instancia de la promoción con el Belgrano de Córdoba.

La máxima categoría del fútbol colombiano se queda entonces sin uno de sus más históricos representantes, eterno rival de patio del Deportivo Cali en el clásico del departamento del Valle del Cauca.

Conocidos como ‘Los Diablos Rojos’ también han tenido enconadas rivalidades con otros equipos nacionales como el Atlético Nacional, el Millonarios y el Independiente Santa Fe.

Entre sus jugadores más emblemáticos destacan los nacionales Willington Ortiz, Antony De Ávila, Freddy Rincón y Pedro Zape.

También dejaron huella los ahora exitosos entrenadores argentinos Julio César Falcioni y Ricardo Gareca, los paraguayos Juan Manuel Battaglia y Roberto Cabañas, y el peruano César Cueto.

En los años ochenta y noventa, el América fue el equipo colombiano más representativo a nivel internacional y llegó a ser el segundo del mundo en 1996, según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS, por sus siglas en inglés).

Los rojos caleños darán espacio en la primera división colombiana al Patriotas de Boyacá, que tiene su sede en la central ciudad de Tunja y que serán rivales de patio del Boyacá Chicó.

El Atlético Junior logró remontar ayer en su cancha un 0-2 labrado con doblete del paraguayo Jorge Núñez y se impuso por 3-2 al Once Caldas en el partido de ida de la final de la Liga colombiana.

El paraguayo Núñez marcó a los 19 y 39 minutos pero la reacción del equipo de Barranquilla la desataron con sus goles Carlos Bacca con dos penaltis a los 44 y 57, así como Vladimir Hernández en el 53.

Núñez puso en ventaja al Once Caldas con un impecable tiro libre.

Pese a la redoblada presión de los locales, el equipo de Manizales aumentó con Núñez a los 39 minutos en una maniobra en la que dejó en el camino a sus custodios y al propio guardameta Carlos Rodríguez.

El descuento del Júnior llegó a los 44 minutos con un penalti provocado por una mano en el área de Mauricio Casierra.

Carlos Bacca, nuevo goleador del campeonato, marcó y el mismo delantero se encargó de conducir la nueva maniobra que determinó el empate con un pase preciso a Vladimir Hernández después de deshacerse con un regate corto del guardameta Luis Martínez.

El desconcierto se hizo evidente en las filas del equipo visitante y el Atlético Junior firmó la remontada con un nuevo penalti en el minuto 53 concedido por el árbitro Imer Machado por una falta sobre Luis Carlos Ruiz.

Una vez más, Bacca fue el encargado de cobrar y establecer el 3-2.