Compra un apartamento en NY por $88 millones

El magnate ruso Dimitri Rybolovlev compra la vivienda más cara en la ciudad

Compra un apartamento  en NY por $88 millones
El apartamento tiene amplias vistas al Parque Central desde una terraza de casi 200 metros cuadrados que rodea toda la vivienda.
Foto: archivo

Nueva York/EFE – El magnate ruso Dimitri Rybolovlev, uno de los cien hombres más ricos del mundo según Forbes, ha comprado por 88 millones de dólares el apartamento más caro jamás vendido en Nueva York, informó ayer el diario The New York Observer.

Según fuentes próximas al periódico, Rybolovlev ha adquirido a Sandy Weill, exconsejero delegado de Citigroup, un lujoso ático de 625 metros cuadrados en Central Park West considerado la propiedad más costosa de la historia del mercado inmobiliario en la Gran Manzana. El apartamento -con amplias vistas a Central Park desde una terraza de casi 200 metros cuadrados que rodea toda la vivienda- tiene diez habitaciones, 17 armarios y techos de más de cuatro metros de altura, de acuerdo con la edición digital del Observer.

La transacción supera el anterior récord de venta de una propiedad residencial en Nueva York, establecido este mismo año por el compositor también ruso Igor Krutoy, quien compró por 48 millones de dólares otra residencia en la misma zona de la ciudad.

Ryobolvyev, de 45 años, desembolsó hace tres años $95 millones para adquirir al empresario estadounidense Donald Trump su mansión en Palm Beach (Florida), casa que ahora le reclama su mujer como parte de un divorcio que se estima puede costar al magnate hasta $6.000 millones, añadió la publicación neoyorquina. El ruso también aspira ahora a emular a su compatriota Roman Abrámovich, propietario del club de fútbol inglés Chelsea, siendo el próximo dueño del AS Mónaco de la liga francesa, con una inversión cercana a los 200 millones de euros.

Ryobolvyev -quien este año ocupó el puesto 93 entre los hombres más ricos del mundo de la lista de Forbes con un patrimonio de $8.600 millones- multiplicó su fortuna en 2010, cuando vendió sus acciones del fabricante de fertilizantes ruso Uralkali por $6.500 millones y actualmente reside en Chipre.