Alta ingeniería detrás de pasadizos ilegales

Alta ingeniería detrás de pasadizos ilegales
Las autoridades proporcionaron esta imagen de un túnel en construcción que presuntamente iba a ser utilizado por algún grupo criminal en la frontera.
Foto: efe

San Diego/EFE – La sofisticación de los más importantes túneles utilizados por traficantes de drogas en la frontera entre San Diego y Tijuana indica que hay un trabajo de expertos en su diseño, los cuales son contratados por los carteles, especialmente el de Sinaloa.

Este experto, o expertos, que podría ser un ingeniero, topógrafo, arquitecto o minero altamente calificado, ya sea de México o EE.UU., lidera un trabajo que suele pasar desapercibido para las autoridades, de alto riesgo pero también altamente rentable para los traficantes.

Pese a que estos túneles no son nuevos para la región, este año se han convertido en una herramienta para los traficantes de drogas y de inmigrantes con los que buscan burlar controles de seguridad desde San Ysidro hasta Calexico.

Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional por los Derechos Humanos con sede en Tijuana, dijo que el cambio en el tamaño de cargamentos y sofisticación de métodos de tráfico responde a un aumento en la influencia del cartel de Sinaloa, que ha desplazado al cartel de los Arellano Félix.

Esto ha resultado, durante los últimos cuatro años, en más de 75 túneles descubiertos bajo la frontera entre México y EE.UU.

El problema ha alcanzado tal magnitud, que la senadora demócrata por California Dianne Feinstein y el republicano por Arizona Jon Kyl presentaron una propuesta de ley para combatir la actividad de los túneles.

La iniciativa bipartidista busca que la construcción de un túnel suponga una ofensa por conspiración, permitiendo la intervención de comunicaciones incluso cuando no hay todavía contrabando de drogas presente, y el decomiso de bienes para estos casos.

“Estos pasajes son mucho más que simples hoyos en el suelo, algunos tienen elevadores, rieles eléctricos… Pueden ser usados para transportar drogas, armas o personas”, dijo Feinstein.

A finales de noviembre las autoridades descubrieron un túnel que permitió el decomiso de más de 32 toneladas de marihuana, y que contaba con una extensión de casi 342 pies, un elevador hidráulico con capacidad para tres personas y que partía de una bodega cercana Aeropuerto Internacional de Tijuana y terminaba en un distrito de bodegas al este de San Diego.

Debido a que las detenciones realizadas durante los últimos años han sido principalmente de trabajadores poco calificados, las autoridades no saben quién se encuentra detrás de la construcción de los túneles.

Sin embargo, se especula que el cartel de Sinaloa lo protege al tenerlo alejado de la construcción, supervisando escasamente y a la distancia.

En marzo de 2006, el único arquitecto conocido de la construcción de túneles, Jesús Corona-Verbera, fue hallado culpable por un jurado federal en Tucson por ser responsable de la construcción de un túnel sofisticado que corría desde una residencia en Agua Prieta, Sonora, a una bodega en Douglas, Arizona.