Crisis de embarazo precoz en Venezuela

Crisis de embarazo precoz en Venezuela
Yulexis, una joven de 17 años y que acaba de ser madre de su segundo hijo, en Caracas, lo amamanta en una sala de incubadoras para bebés prematuros.
Foto: efe

Caracas/EFE – Venezuela es el país con más embarazos adolescentes de Suramérica donde casi uno de cada cuatro partos es de una menor de 19 años, una problemática que el Gobierno de Hugo Chávez espera atacar con un plan asistencial bajo críticas opositoras y de organismos especializados de falta de prevención.

De los 591,303 partos que hubo en 2010, 130,888 fueron de menores de 19 años y 7,778 de madres menores de 15 años, reveló el propio Chávez, quien ha calificado de “alarmantes” las cifras.

Yulexis, una joven de 17 años y que acaba de ser madre de su segundo hijo, es uno de estos casos. Con apenas 14 años, tuvo a su primer bebé, dejó los estudios y desde entonces es “ama de casa”.

“Fue una sorpresa, pero ya, qué más queda, seguir adelante”, dijo la joven mientras amamantaba al recién nacido en la maternidad Concepción Palacios de Caracas.

Según el informe Estado de Población Mundial 2011 del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Venezuela encabeza la tasa de embarazos precoces de Suramérica con una tasa de 101 nacimientos por cada 1,000 mujeres de 15 a 19 años, por delante de Ecuador (100) y Colombia (96) y solo superada en Centroamérica por Honduras (108) y Nicaragua (109).

“Los números son alarmantes, niñas embarazadas, pero demasiado, se ha incrementado de manera alarmante el embarazo precoz, es un tema al que hay que entrarle”, advirtió recientemente Chávez.

En Venezuela la primera relación sexual ocurre alrededor de los 15 años y, a pesar de que nueve de cada diez adolescentes conoce los métodos anticonceptivos, solo uno de cada diez los usa, según la Encuesta Nacional de Población y Familia de 1998.

“Nos hemos encontrado con un grupo muy importante de jóvenes que, aun conociendo los métodos, no evitaron el embarazo. Y esto sucede porque tener un hijo para una joven adolescente que no tiene mayores proyectos de futuro, puede convertirse en un proyecto de vida”, explicó la ministra de la Juventud, Maripili Hernández.

Muchas de las chicas acaban criando sus hijos solas y con la ayuda de sus familiares, repitiendo patrones aprendidos, por lo que Hernández subraya la necesidad de tomar “medidas urgentes”.

Con esta intención, el Gobierno lanzó recientemente campañas publicitarias e inició talleres de educación sexual en las escuelas, que se suman a la Gran Misión Hijos de Venezuela -nacida el pasado 12 de diciembre- y que prevé una asignación mensual de 100 dólares para madres pobres, incluidas las adolescentes. Para recibir la ayuda, las madres deben inscribirse en centros maternales donde controlarán su embarazo, a la vez que recibirán programas de prevención sexual, planificación familiar y capacitación, todo bajo la “condición de que se mantengan dentro del sistema escolar”, detalló la ministra.