La ‘economía de los EEUU mejorará’, según pronósticos

La economía de EEUU mejorará, pero sigue vulnerable
Sigue a El Diario NY en Facebook
La ‘economía de los EEUU   mejorará’, según pronósticos
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuando firmaba una extensión por dos meses a los recortes de impuestos.
Foto: EFE

WASHINGTON, D. C.- La economía de Estados Unidos crecerá más rápidamente en 2012, siempre y cuando no sea descarrilada por nuevos trastornos en Europa, según una encuesta de The Associated Press entre economistas importantes.

El desempleo apenas bajará de la actual tasa de 8.6% para cuando el presidente Barack Obama busque la reelección en noviembre próximo, agregaron.

La Associated Press consultó a unas tres decenas de economistas privados, empresariales y académicos entre el 14 y el 20 de diciembre.

Según un promedio, dijeron esperar que la economía estadounidense crezca un 2.4% el año próximo. Es probable que Estados Unidos cierre este año con un crecimiento inferior al 2%.

Este año, al menos, está concluyendo en alza. La economía ha generado unos 100 mil nuevos puestos de trabajo mensuales durante cinco meses consecutivos: la racha más larga desde 2006.

El número de personas que solicitan subsidios por desempleo ha caído a su menor nivel desde abril de 2008. La tendencia indica que los despidos se han detenido y que la contratación podría repuntar.

La economía evitó un revés luego de que el presidente Barack Obama firmó un proyecto de ley el viernes para prolongar un alivio fiscal que debía expirar a finales de año, pero el Congreso sólo le dio un respiro temporal: una prórroga de dos meses.

Los economistas dijeron esperar que Estados Unidos habrá creado 177 mil empleos para el 6 de noviembre de 2012, el día de las elecciones presidenciales. La cifra superará el promedio de 132 mil empleos mensuales en lo que va de 2011.

Dean Maki, economista jefe para Estados Unidos de Barclays Capital, dice que la economía norteamericana sigue siendo vulnerable a un choque externo. Una amenaza importante es la posibilidad de que la crisis de la deuda europea detonará una congelación del crédito en todo el mundo, como la que afectó a Wall Street a finales de 2008.

Dijo que un impacto de ese tipo no sería tan peligroso si la economía de Estados Unidos creciera a un ritmo saludable del 4% al 5% anual. Sin embargo, como el crecimiento se ha quedado atascado entre el 2% y el 3%, una crisis mundial grande podría paralizar la creación de empleo y hacer que el desempleo vuelva a aumentar.