Millones regresan a las tiendas

Muchos compradores van en busca de ofertas y otros a devolver o cambiar regalos
Sigue a El Diario NY en Facebook
Millones regresan a las tiendas
Vista de la calle Fulton en Brooklyn que ayer estuvo muy transitada de compradores.
Foto: gloria medina / edlp

Washington – Millones de personas aprovecharon ayer el día festivo que sigue al de Navidad en Estados Unidos para devolver o cambiar los obsequios navideños y buscar las primeras gangas de las rebajas de fin de año.

Las benignas condiciones meteorológicas que se viven en la mayor parte del país contribuyeron a que hubiera una buena afluencia a los centros comerciales, según señalaron las radios y televisiones.

La “temporada de fiestas”, en la que se produce casi el 20 por ciento de las ganancias anuales del comercio minorista, comienza el viernes que sigue al Día de Acción de Gracias, el llamado “viernes negro” que este año fue el 24 de noviembre, y concluye cuando las tiendas cierren sus puertas en el último día de diciembre.

Como ya es habitual, hubo aglomeraciones de público y algunas estampidas cuando los grandes comercios abrieron sus puertas al público en muchas ciudades.

La Federación Nacional del Comercio Minorista elevó a mediados de diciembre su pronóstico de ventas para esta temporada a 469,100 millones de dólares, esto es un 3.8% más que en el mismo periodo del año pasado.

El año pasado las tempestades de nieve que se abatieron sobre buena parte del este y nordeste del país tuvieron un impacto negativo sobre las ventas postnavideñas que la asociación de minoristas calculó en unos 1.000 millones de dólares.

El gasto de los consumidores equivale en Estados Unidos a casi el 70% de la actividad económica.

Este diciembre, después de mucha puja, el Congreso aprobó y el presidente Barack Obama promulgó una extensión del recorte en los impuestos sobre los sueldos y del subsidio por desempleo, para alivio de millones de familias.

El saldo definitivo de la “temporada de compras” no se conocerá hasta mediados de enero.

Tradicionalmente una de las razones por las que los estadounidenses dedican parte del festivo del 26 de diciembre a acercarse a las tiendas es para devolver regalos que no fueron acertados, ni por talla, color, gusto etc..

Ayer fue el día para acudir al comercio y devolver ese juguete, ese libro o esa prenda de vestir. La mayoría de los comercios no reembolsa el dinero pero sí da un cupón por el valor del regalo rechazado con el cual se puede adquirir alguna otra cosa.

El pujante comercio por internet, que en la “temporada de ventas” del año pasado alcanzó a 176,000 millones de dólares y puede llegar en la de este año a 196,000 millones de dólares, incrementa las devoluciones, ya que muchos compradores no están satisfechos con el artículo que reciben sin haberlo visto físicamente antes.

Otro motivo para acudir ayer a los comercios en Estados Unidos es la costumbre, cada vez más popular, de obsequiar “bonos de regalo”, tarjetas de un valor limitado con las cuales el obsequiado puede ir a la tienda elegida y hacer su propia compra.

En una época de constantes descuentos y “liquidaciones” numerosas cadenas como Sears, Banana Republic, Kohl y Abercrombie & Fitch, ofrecen lo que llaman “protección de precio” o “ajuste de precios”, que es otro de los imanes de las tiendas en días como hoy.

La tienda promete al comprador que si el precio de un artículo que compró hace dos semanas baja antes de fin de año, le devuelve la diferencia. Eso si, para beneficiarse el comprador debe estar atento y no importarle sumarse al tumulto, algo que muchos prefieren evitarse.