Chile pide ayuda por voraz incendio

Chile pide ayuda por voraz incendio
Un bombero trabaja para extinguir un incendio forestal en el parque nacional Torres del Paine (Chile).
Foto: efe

Santiago de Chile/EFE – El Gobierno chileno pidió ayer ayuda internacional debido a la magnitud del incendio que hasta ahora ha consumido más de 9.000 hectáreas del parque nacional Torres del Paine, por el que, además, debió decretar “zona de catástrofe”.

Al menos 700 turistas y varias decenas se trabajadores tuvieron que ser evacuados rápidamente de la zona, declarada reserva de la Biosfera por la Unesco, y hasta donde llegan en los meses del verano austral unos 130 mil visitantes, la mayoría europeos.

El presidente Sebastián Piñera que se encontraba en la ciudad balneario de Viña del Mar, junto a su familia, para pasar las fiestas de fin de año, regresó rápidamente a la capital y se instaló por algunas horas en las dependencias de la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI).

Allí, en una rueda de prensa afirmó que su Gobierno declaró “zona de catástrofe” a la Patagonia chilena con el fin de multiplicar la ayuda que sea necesaria para acabar con el siniestro y que se pidió, asimismo, ayuda internacional urgente a EE.UU., Australia y Argentina.

Cuando el mandatario chileno ofrecía la conferencia de prensa, los expertos calculaban en unas 8.500 las hectáreas de bosque nativo y matorrales destruidos. Tres horas después el incendio ya afectaba a más de 9.000 hectáreas y se temía por la fauna existente en el lugar.

En la zona habita el huemul chileno, un ciervo autóctono poco conocido, que forma parte del escudo nacional, y muchas especies que no se encuentran en ningún otro punto del planeta y que están en peligro de extinción desde hace varias décadas.

Debido a la magnitud del incendio, el presidente Piñera ordenó el desplazamiento inmediato a la zona de los ministros de Agricultura, Luis Mayol, y Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, quienes a media tarde del viernes ya habían abordado un avión de la Fuerza Aérea que les trasladó al lugar del siniestro.

El gobernante indicó a los periodistas que la ONEMI ya se contactó con la organización Fema, en Estados Unidos, que es especialista en este tipo de situaciones y con una institución de emergencia en Australia.

“Asimismo, ya pusimos en marcha el convenio de colaboración con el estado de California, estamos tomando contacto con las dos provincias argentinas de Santa Cruz y Río Negro, y también con el Gobierno federal de Argentina para recibir la ayuda necesaria”, agregó. Piñera recordó que el rápido avance de las llamas determinó que las autoridades regionales dispusieran temprano el cierre total del Parque, de más de 240 mil hectáreas y uno de los más visitados por turistas extranjeros, situado a unos 2.000 kilómetros al sur de Santiago.

En el lugar del incendio trabajan cerca de dos centenares de efectivos, incluidos 115 bomberos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), soldados del Ejército y voluntarios argentinos, con apoyo de helicópteros, un número que los expertos consideran insuficiente para un incendio de esta magnitud.