Policía decomisa 113 kilos de cocaína

Policía  decomisa 113 kilos de cocaína
Agentes de la policía enfilan los 113 kilos de cocaína decomisados dentro de un tráiler que fue detenido en una carretera del suroeste del país y que era conducido hacia territorio mexicano.
Foto: efe

Guatemala/EFE – Las fuerzas de seguridad de Guatemala decomisaron 113 kilos de cocaína dentro de un tráiler que fue detenido en una carretera del suroeste del país y que era conducido hacia territorio mexicano, informaron ayer fuentes oficiales.

Un portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC) dijo a los periodistas que el decomiso se realizó anoche por agentes que, en un reten de rutina, detuvieron la marcha del tráiler que era conducido por el guatemalteco Marco Antonio Pérez, de 52 años, quien fue arrestado y puesto a disposición de los tribunales.

“La droga fue encontrada dentro de un compartimento oculto ubicado en el camarote del tráiler”, dijo la fuente.

Según las autoridades, la droga, que fue valorada en unos 11.3 millones de quetzales (unos 1.4 millones de dólares) habría sido cargada en el camión en la comunidad de Cuyutenango del departamento de Suchitepéquez, y era transportada hacia un destino aún no determinado de México.

La PNC aún no ha determinado a qué cartel de narcotraficantes pertenece el alijo decomisado, aunque sospecha que se trate de operaciones de pequeños grupos de “transportistas” guatemaltecos que se dedican a traficar en las zonas del sur del país.

El juez guatemalteco José Eduardo Cojulum, titular del Juzgado Undécimo del Ramo Penal, resultó herido ayer al ser atacado a tiros por un grupo de sicarios que lo emboscaron en una autopista del sur del país, informaron fuentes oficiales.

Un portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC) dijo a los periodistas que Cojulum fue atacado por hombres armados que se desplazaban en dos vehículos desde los que dispararon sus fusiles en contra del automóvil en el que se movilizaba el juez por la autopista que une las poblaciones de Palín con Escuintla, al sur del país.

Cojulum, en escuetas declaraciones proporcionadas por vía telefónica a una radio local, dijo que lo persiguieron durante más de 30 minutos previo al atentado, y que logró evadirlos al colisionar su automóvil con los de los atacantes quienes se dieron a la fuga.

El juez, que fue trasladado a un centro asistencial, aseguró no saber el origen del atentado, pero descartó que se haya tratado de delincuencia común.

La judicatura que dirige Cojulum conoce varios casos de violaciones a los derechos humanos cometidas por fuerzas de seguridad del Estado durante la guerra interna que padeció Guatemala entre 1960 y 1996.