Dominicanos viven pánico por fuerte temblor

Santo Domingo – Las autoridades dominicanas informaron que, aunque se registraron deslizamientos de rocas en la principal carretera del sur del país, el sismo de 5.2 grados en la escala de Richter que se produjo ayer no se reportan víctimas humanas.

El director del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), general Juan Manuel Méndez García, reportó que el sismo se sintió “a nivel nacional”. Indicó que el movimiento se produjo al sur de San José de Ocoa, a 17.33 kilómetros al sureste de Baní y a 57 kilómetros al oeste-suroeste de Santo Domingo, específicamente en la latitud 18.3 norte y 70.5 oeste a una profundidad de 20 Kilómetros.

“De acuerdo a los informes El Pinar se encuentra incomunicada por deslizamiento de rocas en la carretera que comunica a esta comunidad”, dijo Méndez García. Indicó que la Cruz Roja reportó deslizamiento de rocas en la carretera Sánchez en el tramo de El Número, por lo que las autoridades trabajan en el restablecimiento de la vía.

Indicó que el Cuerpo de Bomberos del pueblo de Ocoa reportó que “algunas edificaciones presentan agrietamiento menores sin daños de consideración”.

Entre las edificaciones afectadas figuran las que alojan a la Junta para el desarrollo de san José de Ocoa, agrietada en ambos niveles, la fachada del restaurante Baco, la Cooperativa la Sureña y el templo evangélico Asamblea de Dios.

También fue afectada la vivienda de Noris Castillo, localizada en la calle 16 de agosto número 115, con una grieta de gran magnitud en todo el primer nivel.

El sismo provocó pánico entre los habitantes de San José de Ocoa, sobre todo en los residentes en la zona de la bahía que temieron a un tsunami en el mar Caribe.