Miles de centroamericanos dejan vencer su TPS

Entre las razones citan el alto costo de la renovación de la visa y la lejanía de las oficinas consulares
Miles de centroamericanos dejan vencer su TPS
Foto: Fotos: Zaira Cortés / EDLP

Nueva York – Unos 20 mil hondureños dejaron perder su Estatus de Protección Temporal, TPS, y quedarse sin estatus legal en Estados Unidos.

Autoridades consulares expresaron su preocupación por la disminución en las solicitudes de renovación de la visa en comparación con el año pasado.

El TPS es una visa de estadía legal en los Estados Unidos que el gobierno federal otorga a personas afectadas por tragedias naturales.

Francisco Quesada, cónsul general de Honduras en Nueva York, informó que hasta el 23 de diciembre, sólo 42 mil de los 67 mil de sus connacionales con TPS solicitaron la renovación del permiso.

Hasta la medianoche del miércoles, el consulado hondureño brindó el servicio gratuito de llenado del formulario I-821. Quienes no solicitaron la renovación, perderán el permiso y podrían ser detenidos y deportados a su país.

Quesada explicó que entre las razones de sus compatriotas para no haberse inscrito, destaca que no cuentan con el dinero para pagar el trámite, decidieron regresar a su país ante la falta de empleo o se establecieron en México, Guatemala y Ecuador al contraer matrimonio con personas de estos países.

El cónsul destacó que en 2002, 87 mil hondureños tenían el TPS. De esta fecha a 2011, se registró un descenso del 30% en las solicitudes de renovación.

El costo del TPS aumentó en $45 este año. El solicitante desembolsó un pago directo de $380 por el permiso y $85 en money order para la toma de huellas.

Para Florencia Camarena, de 32 años y residente de Inwood, el aumento de la tarifa fue un duro golpe para su bolsillo. “El permiso es para mí, mi esposo y mis dos hijos. Son $1,860 que debo pagar y se me hace muy caro, aunque prefiero invertir este dinero a cambio de los beneficios que recibo”. apuntó Camarena.

Una opinión similar tiene Kelly Lupi, de 25 años y originaria de La Ceiba, quien gracias al TPS logró obtener su licencia de conducir y un buen trabajo.

“Esperé hasta el último día para renovar mi permiso porque no tenía dinero para pagar el trámite. No quise perder la oportunidad de inscribirme de nuevo. El TPS vale oro para mí”.

En el área triestatal radican 200 mil hondureños, según cifras del consulado. En la ciudad de Nueva York se calculan unos 85 mil. El nuevo permiso será vigente hasta el 5 de julio de 2013.

El TPS también fue otorgado a la comunidad salvadoreña tras los terremotos que afectaron al país centroamericano en 2001. Autoridades consulares comentaron que inicialmente se inscribieron 248 mil, pero para esta edición, la cifra ronda en 212 mil. Más de 30 mil salvadoreños no renovaron su permiso.

Tony Martínez, concejal de Babylon, Long Island, en donde hay una gran concentración salvadoreña, lamentó que sus compatriotas no renueven el TPS. Dijo que el permiso de trabajo significa el empoderamiento de su comunidad.

En Long Island radican 52,315 salvadoreños, según el Censo 2010.

Por su lado, la comunidad nicaragüense también acudió a su consulado para renovar su permiso.

El año pasado unos 3 mil inmigrantes de este país en territorio estadounidense contaban con el TPS, según cifras del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, USCIS.

José Escandón, 38, dijo que tuvo que madrugar para no perder el último día de renovación.

“Mi consulado sólo da servicio hasta la una de la tarde y vengo desde Nueva Jersey. Muchos de mis compatriotas deben viajar desde muy lejos. Eso es un problema”, explicó.

La sede diplomática nicaragüense en Nueva York atiende a 11 estados vecinos.