Se agudiza drama en cárceles mexicanas

Se agudiza drama en cárceles mexicanas
El presidente de México, Felipe Calderón (2i), recibe el Récord Guiness por la construcción del puente atirantado más alto del mundo.
Foto: Alfredo Guerrero / EFE

MÉXICO, D.F. – Durante un minuto y medio dos presos del reclusorio Norte del Distrito Federal se jugaron la vida para grabar en video un montón de viejas cortinas que separadas entre sí formaban un improvisado espacio para la visita conyugal que los internos llaman con sorna:”Las Cabañas”.

Las Cabañas tienen dueño, según denunciaron los presos con el anonimato de la cuenta twitter @internoRENO. El video subió a las red social y volvió la vista en esta semana a una añeja denuncia: las cárceles en México son un purgatorio donde los presos pasan de ser victimarios a víctimas.

Mueren a navajazos o acribillados; son torturados, hacinados, drogados, abusados en celdas indignas por suciedad, falta de alimento y cobijo en medio de un problema que va en incremento por el número de reos de la lucha contra el crimen organizado.

En el más reciente saldo de esta convivencia fatal hubo 31 muertos en el penal rural de Alta Mira, Tamaulipas, que alberga a 7,800 presos, muchos de ellos relacionados a los cárteles de los Zetas y el Golfo que pelean el cruce droga hacia Estados Unidos.

Bandidos de la celda 11 se metieron a la celda 12 y así inició la riña, explicó el gobierno del estado la noche del motín cuando sacaban los cuerpos ensangrentados frente a los familiares.

Otra de las causas que agudizó la tensa convivencia fue “la prisión preventiva” utilizada por jueces desde 2008. Esta figura legal permite enviar a prisión a una persona que aún no es sentenciada.

El uso excesivo de este recurso ha derivado en una sobrepoblación nacional de 46,000 convictos, 25% por encima de su capacidad, según el informe del Sistema Penitenciario Federal. En total son 225,000 reos recluidos en 429 penales; 216 con problemas por capacidad.

Sólo 11 de todas las prisiones son administradas por el gobierno federal y el resto por los gobiernos de los estados:las más sobrepobladas son el Distrito Federal, con 81% por encima de su capacidad, el Estado de México, con 79%, y Jalisco con cerca del 70%.

“El gran problema del sistema penitenciario en México es que los Estados han permitido el autogobierno de los presos; al interior, ellos ponen sus propias reglas”, señaló Germán Castillo, académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

“Así opera la ley de la selva donde se impone el más fuerte: el más fuerte de dinero, el más fuerte de armas, etcétera”.

Para el analista, quitar el control del día a día a los presos terminaría con la mayor parte de los problemas de las prisiones en el país: darles actividades de trabajo y estudio que sean bien remuneradas; de lo contrario, “seguirán buscando aliarse con los grupos criminales al interior que les deje algo de dinero”.

Los internos twitteros del reclusorio norte del Distrito Federal, buscaban también llamar la atención sobre el negocio de la venta de droga, pero tras el escándalo por el asunto de las “cabañas” suspendieron intermitentemente sus comunicaciones desde el pasado martes.

“No tenemos miedo de los custodios, ellos sólo nos darían unas palizas, lo que tenemos miedo es que los dueños descubran quiénes somos”, escribieron.