Se avecina nueva regulación para indocumentados

WASHINGTON, D.C.- El gobierno anunciará hoy una propuesta con nuevas regulaciones, que permitirán a algunos indocumentados, iniciar parte de su proceso de cambio de estatus migratorio, antes de salir del país.

Hoy en día, un pariente directo de un ciudadano o residente legal, ya sea padres o cónyuge, puede obtener sus papeles, pero esa decisión implica gran inseguridad.

Antes de postular al cambio de estatus, los individuos deben aplicar a una exención o “waiver”. Esta remueve el castigo al que todo indocumentado es sometido: la prohibición de volver al país, por cierto lapso.

Si la persona residió en Estados Unidos por más 180 días y menos de 365, entonces la prohibición de reingreso es de 3 años. Si se dilató por más de un año, ésta se extiende por una década.

Esa es la razón por la que muchos, no toman el riesgo. El sistema ha sido ampliamente criticado, por su burocracia y falta de claridad en el proceso. Sin embargo, la Administración está abriendo una ventana de cambio.

“Esto aliviará la separación prolongada que deben enfrentar las personas que entran en este proceso”, dijo un funcionario del gobierno.

Con las nuevas regulaciones, el indocumentado podrá postular a la exención, desde Estados Unidos, y una vez que obtenga un certificado provisional de su caso, deberá viajar para recoger sus papeles.

Actualmente para que el sistema funcione, el indocumentado debe: salir del país; programar una entrevista con un oficial consular del Departamento de Estado; recibir una notificación formal de su prohibición de volver a Estados Unidos; aplicar al waiver; conseguir una entrevista con un oficial del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), esperar la respuesta y si el resultado es positivo, tener otra reunión con personal de DOS. De acuerdo a funcionarios del gobierno, este proceso puede durar, por lo menos, seis meses.