Aroma de rosas para el estrés

Combátelo oliendo fragancias florales
Aroma de rosas para el estrés
Foto: © Katherine Boeva - Fotolia.com

Desde hace décadas, colegas preocupados han recomendado a sus amigos enfrentar el estrés tomándose un momento para “detenerse a oler las rosas”. Hoy en día, las investigaciones demuestran que el viejo cliché podría ser verdad: El aroma floral puede contribuir a aumentar la productividad y el rendimiento mental.

Por ejemplo, un estudio realizado por la fundación Smell & Taste Treatment and Research Foundation en Chicago, Illinois, encontró que las personas expuestas a una mezcla de fragancias florales completaban las partes relativas a la memoria de las pruebas neuropsicológicas un 17% más rápido que quienes no estaban expuestas al aroma. En otro estudio publicado en la revista Science, se descubrió que estudiantes expuestos al aroma de rosas mientras estudiaban rendían pruebas con un 97% de exactitud en comparación con el 86% de precisión entre aquellos no expuestos a la fragancia.

“El aprendizaje y la retención dependen de múltiples variables: Período de atención, interés en el tema, dificultad de la tarea, estado mental y lo que sucede a nuestro alrededor”, expresó el Dr. Alan Hirsch, director ejecutivo de Smell & Taste Treatment and Research Foundation. “El área del cerebro que regula la excitación y las transiciones entre el sueño y la vigilia, es especialmente sensible al olor. Se ha demostrado que los aromas florales, como la fragancia de rosas, jazmines o lavanda, mejoran los mecanismos de aprendizaje del cerebro e influyen de manera positiva en la memoria”.

Sin embargo, las flores frescas no son la única manera de obtener los beneficios. De acuerdo al Dr. Hirsch, hay otras maneras de incorporar los aromas florales a la rutina diaria; éstas incluyen:

  • Usar jabón líquido para el cuerpo y lociones con esencias florales;
  • Tomar una taza de té verde o negro con esencias aromáticas;
  • De noche, usar un aromatizante ambiental con fragancia de rosas;
  • Poner velas levemente perfumadas en las áreas más frecuentadas, siempre manteniéndolas fuera del alcance de los niños;
  • Guardar bolsitas de lavanda en los cajones del aparador;
  • Poner cáscara de naranja en vasos de agua;
  • Usar productos de limpieza perfumados, como Pine-Sol Lavender, que tiene un aroma floral relajante.