Investigarán el racismo en Inglaterra

LONDRES/AP – Una comisión del parlamento británico investigará si se hace lo suficiente para combatir el racismo en el fútbol debido a los escándalos que han escenificado en el país astros como el uruguayo Luis Suárez.

John Terry, capitán de la selección inglesa y defensor del Chelsea, así como el delantero Suárez del Liverpool, han sido investigados en fecha reciente por proferir insultos racistas a rivales en la cancha.

“Es preocupante el número de incidentes ocurridos en fecha reciente”, dijo en una entrevista telefónica el presidente de la comisión parlamentaria para la cultura, la prensa y el deporte, John Whittingdadle.

“La esperanza de que el racismo ya era cosa del pasado dentro y fuera de las canchas del fútbol fue cimbrada por algunos incidentes que han ocurrido. Obviamente, consideramos con mucha seriedad la situación.

“La comisión consideró correcto examinar a fondo el problema para definir qué se efectúa y qué más puede hacerse para contrarrestar (el racismo)”, apuntó.

La comisión de la Cámara de los Comunes conocerá el 6 de marzo el testimonio de implicados en los casos recientes. Terry comparecerá el 1 de febrero ante un tribunal en el que afronta un cargo penal porque supuestamente profirió insultos racistas al defensor Anton Ferdinand, del Queens Park Rangers, durante un encuentro disputado en octubre en la Liga Premier.

También en octubre, se determinó que Suárez había llamado en siete ocasiones “negro” al defensor Patrice Evra, del Manchester United, debido a lo cual recibió una suspensión de siete partidos y una multa de 40.000 libras (62.000 dólares).

SE DEFIENDE EL LIVERPOOL. El entrenador del Liverpool Kenny Dalglish insistió que es “absoluta basura” acusar a su club de no mostrar interés en la lucha contra el racismo, luego que defendió a su jugador uruguayo Luis Suárez en un caso de insultos discriminatorios.

El delantero cumple una suspensión de ocho partidos por usar insultos racistas contra el francés Patrice Evra, del Manchester United, y recibió críticas por no disculparse directamente con él. Organizaciones contra el racismo además criticaron a Liverpool por su firme defensa de Suárez y porque los jugadores y Dalglish usaron camisetas con la imagen del uruguayo como muestra de solidaridad.