Hispana electa en NJ pelea por su cargo

Gabriela Mosquera, la asambleísta de origen ecuatoriano, confía en que al final prevalecerá la democracia.

Hispana electa en NJ pelea por su cargo
Gabriela Mosquera, asambleísta electa de Nueva Jersey, a quien se le impidió juramentar el martes debido a una impugnación de su rival en las elecciones.
Foto: CORTESIA

NUEVA JERSEY – Gabriela Mosquera, la asambleísta electa en Nueva Jersey de origen ecuatoriano, a la que se le impidió juramentar a su puesto el pasado martes –por una decisión de la corte- confía en que al final prevalecerá la democracia.

Mosquera, de 30 años, expresó que tiene plena confianza en que “se llegará a un final justo que me dará la posibilidad de cumplir con las personas que me eligieron en noviembre”.

“Es un verdadero honor para mí”, dijo Mosquera. “No sólo por representar a las minorías, sino de ser la primera ecuatoriana en ostentar una posición de este tipo en Nueva Jersey”, expresó Mosquera, graduada en Administración de Negocios.

La guayaquileña, que vino con sus padres a los Estados Unidos a los tres años, ganó las elecciones en noviembre, por un amplio margen. Sin embargo, su triunfo fue impugnado por su oponente republicana Shelley Lovett, que argumentó que Mosquera no cumplía con el requisito de residir, un año como mínimo, en el Distrito cuatro, al que representó como candidata.

La decisión de la Corte Suprema del estado, de no permitir que Mosquera juramentara durante la reorganización de la Legislatura el martes pasado, fue temporal, según explicó William Tambussi, representante legal de la asambleísta electa. “Estamos esperando la decisión final” reiteró el letrado.

Según se conoció, a Mosquera le faltaban sólo 50 días para completar el año de residencia en el distrito, una regla que esporádicamente es aplicada debido a que una corte federal, hace 10 años, le ordenó al fiscal general -en otro caso- que parara de aplicar dicho requisito.

La corte deberá determinar si el requisito de residencia contemplado en la Constitución del Estado debe aplicarse en el futuro o afecta a Mosquera, con lo que si ocurre esto último, el Partido Demócrata de Camden tendrá que nombrar a alguien para ocupar el cargo hasta noviembre -que pudiera ser la misma Mosquera- y enfrentar luego una elección especial ese mes, cuando se realicen los comicios presidenciales.

Al respecto, Mathew Wolfe, abogado de Lovett, afirmó que la decisión de la Corte Suprema fue la correcta “para evitar un daño irreparable, ya que permitir el juramento sería privar a la judicatura de los recursos disponibles para hacer cumplir la ley”.

Por su parte, líderes ecuatorianos del área triestatal reaccionaron con desagrado ante la noticia.

Carlos Rivas, del Movimiento de Migrantes Ecuatorianos de Hackensack, dijo que en una elección se debe respetar “la decisión de los electores más allá del candidato”.

Walter Sinche, activista comunitario ecuatoriano del área de Nueva York sostuvo que si

Mosquera no cumplía con los requisitos en el momento de su inscripción como candidata, “¿por qué no se le impidió participar en los comicios?”.

Por su parte, Jimmy Jiménez, de Participación Ciudadana en Union City, aseguró que se está reuniendo con líderes del área para seguir de cerca la decisión final que se tome en la corte.