Identifican soldados que orinaron cadáveres

WASHINGTON – El Gobierno de EE.UU. multiplicó ayer sus condenas al comportamiento de los presuntos infantes de Marina que aparecen en un polémico vídeo en el que se les ve orinar sobre varios cadáveres de talibanes en Afganistán.

El Pentágono prometió una investigación exhaustiva y las altas instancias del Gobierno se han apresurado a declarar “deplorable” el suceso, decididos a evitar un nuevo escándalo sobre el comportamiento de los soldados de EE.UU. que pueda hacer recordar, siquiera lejanamente, el escándalo de los maltratos en la prisión de Abu Ghraib en 2004.

Según confirmó a Efe una fuente del Pentágono, bajo la condición del anonimato, la Infantería de Marina ya ha identificado que los soldados que aparecen en la grabación pertenecen al tercer batallón del segundo regimiento de Marines, basado en Camp Lejeune, en Carolina del Norte.

Este anuncio se produce después de que el secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, calificara ayer de “totalmente deplorable” el comportamiento de los soldados estadounidenses e informara que se abrió una investigación inmediata y exhaustiva sobre el asunto que ya ha dado sus primeros frutos.

Dos de los cuatro marines que se pueden ver en el vídeo han sido identificados, según otra fuente anónima perteneciente a la Infantería de Marina, recoge el canal de televisión local KKTV, que informa además que al parecer el Departamento de Defensa ya ha corroborado la autenticidad de la grabación.

“He visto las imágenes y encuentro que el comportamiento allí registrado es totalmente deplorable”, señaló Panetta en un comunicado. “Condeno ese comportamiento en los términos más enérgicos”.

El secretario de Defensa insistió en que ese tipo de conducta “es totalmente inapropiada para miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos” y subrayó que no refleja las normas y valores que los militares estadounidenses juran respetar.

Panetta advirtió de que aquellos que hayan incurrido en esa conducta deberán rendir cuentas, ya que la profanación de un cadáver es considerado un crimen de guerra en Estados Unidos.Además, el secretario de Defensa telefoneó al presidente afgano Hamid Karzai para asegurarle que el Gobierno estadounidense investigará el caso hasta sus últimas consecuencias.