Rinden homenaje a víctimas de terremoto

Los haitianos se manifiestan para recordar a los 300 mil muertos
Rinden homenaje a víctimas de terremoto
Haitianos visitaron ayer las ruinas de la Catedral de Puerto Príncipe (Haití).
Foto: Orlando Barría / EFE

Puerto Príncipe/EFE – Organizaciones sociales de Haití celebraron ayer varias marchas por la capital, Puerto Príncipe, para rendir homenaje a los 300.000 muertos que dejó el terremoto de 2010, del que se cumplen dos años, ocasión que aprovecharon para exigir cambios en el proceso de reconstrucción del país.

Haití vivió ayer una jornada de duelo y reflexión declarada no laborable por el Gobierno, por lo que la población ha sido invitada al recogimiento y al homenaje a las víctimas de la catástrofe que azotó la capital y varias ciudades cercanas el 12 de enero de 2010.

Murieron más de 300.000 personas, hubo otros tantos heridos y se calcula que 1,5 millones de personas resultaron afectadas en la tragedia, que dejó más de diez millones de metros cúbicos de escombros, de los que se ha retirado la mitad, mientras 520.000 personas que quedaron sin casa siguen viviendo en campamentos provisionales a pesar del tiempo transcurrido.

Convocada por organizaciones de defensa de los derechos humanos, una de las concentraciones comenzó en el cementerio de Sainte Marie, en el sector de Canape Vert, donde los manifestantes depositaron una corona de flores en una fosa común que acoge los restos de 200 víctimas del terremoto.

“El 12 de enero yo estaba en casa, mis hijos habían vuelto de la escuela, y hacia las cinco de la tarde la tierra comenzó a temblar”, recordó en declaraciones a Efe Gilbert Deconseant, quien perdió en la catástrofe a sus hijos Clyde y Chester, de 12 y 18 años, respectivamente.

La mujer, quien portaba una cinta negra en el brazo en señal de luto por sus seres queridos, dijo que le gustaría que hubiera un cambio en el país, sobre todo en la forma de construcción de las viviendas.

“El Estado tiene que revisar cómo construye la gente las casas para evitar que se hundan por estar mal edificadas”, agregó.

Los manifestantes se detuvieron también en la sede de la Universidad de Puerto Príncipe, donde rindieron homenaje a las cerca de 600 personas, sobre todo estudiantes y algunos profesores, que murieron al venirse abajo el edificio de cuatro plantas en el que se encontraban.