Buscan desaparecidos en crucero italiano

Muere peruano y dos turistas franceses en accidente de barco

Buscan desaparecidos en crucero italiano
El gigantesco crucero 'Costa Concordia' quedó encallado frente a las costas de la isla de Giglio.
Foto: ap

Roma/Servicios combinados – Un peruano, miembro de la tripulación, y dos turistas franceses son las tres personas muertas, cuyos cadáveres han sido recuperados ayer, en el naufragio de un crucero en la isla italiana de Giglio ocurrido el viernes en la noche.

Los cuerpos de las tres víctimas se encuentran en la morgue de la localidad de Orbetello, cercana a Puerto Santo Stefano, en la Toscana italiana, y según los primeros exámenes médicos habrían muerto ahogados, añaden los medios locales.

Las autoridades italianas sólo han confirmado tres muertos en el naufragio, aunque aún están sin localizar un total de 70 personas, de las 4,229 que iban a bordo del crucero ‘Costa Concordia’, según el prefecto de Grosetto, de la que depende Giglio, Guiseppe Linardi.

Además de los tres fallecidos, 67 viajeros sufren heridas de diferente consideración, por las que han sido atendidos en los hospitales de Grosseto y Orbetello.

Francesco Schettino, comandante del mayor crucero ha sido detenido, confirmó el fiscal jefe de Grosseto (centro de Italia), Francesco Verusio.

Inés Montaño, una camarera colombiana del crucero ‘Costa Concordia’, que naufragó aseguró que el inicio del operativo de rescate tardó “como cuatro o cinco horas”.

Montaño recordó en la emisora colombiana RCN Radio que cuando encalló la nave ella se encontraba todavía trabajando con sus compañeros y que las labores de evacuación de los pasajeros no arrancaron sino hasta “prácticamente como cuatro o cinco horas” después.

La camarera no tuvo palabras para detallar cómo vivió el accidente- “No se espera nunca esto. Ni se puede ni explicar cómo es. La verdad, todo el mundo trata de salir bien y ya”.

Una turista chilena que viajaba en el crucero que encalló en las costas de Italia relató que las escenas que se produjeron durante el accidente eran “horrorosas” y dijo no entender por qué se esperó tanto para que los pasajeros abandonaran el barco.

“Eso era horroroso. Los niños lloraban, la gente se desesperó, en un minuto también dijeron que la gente tenía que volver a sus camarotes”, dijo Vivianne Parra en una conversación telefónica con Televisión Nacional (TVN) de Chile.

“No entendemos nada. No sabemos por qué se esperó tanto para poder desembarcar a la gente. La gente estaba desesperada porque el barco estaba cada vez más y más escorado y la verdad es que muchas veces se cortó la luz y el pánico era absoluto”, agregó.

El Consejo Europeo de Cruceros aseguró que habrá “una investigación completa y concienzuda” del accidente.