Líderes restan importancia a rebaja de deuda

MADRID – El presidente francés Nicolás Sarkozy y su colega español Mariano Rajoy coincidieron ayer en restar importancia a la rebaja de calificación de su deuda soberana y defendieron la imposición de un impuesto a las transacciones financieras y las políticas de ajuste para superar la crisis de la zona euro.

La agencia Standard & Poor’s rebajó el viernes la calificación de la deuda francesa, desde el triple AAA hasta AA+. Pero el lunes, Moody’s decidió mantener el AAA para el país galo.

Sarkozy se negó a responder a la pregunta de un periodista sobre si esta rebaja era un fracaso para Francia. Y posteriormente, aclaró que estas decisiones no alterarán su política económica.

“En Francia y en España, las agencias de calificación no son las que definen las políticas económicas”, dijo Sarkozy en rueda de prensa en Madrid. “Francia tiene que reaccionar, pero con sangre fría. No hay que sobrevalorarlo”.

“Tenemos que reducir nuestros déficits, nuestro gasto, mejorar la competitividad de nuestras economías para volver al crecimiento económico”, agregó.

Standard & Poor’s también rebajó la nota de España y en dos escalones, desde AA- a A+. En ese sentido, Rajoy señaló que tomaba nota, pero que sus políticas económicas estaban muy definidas.

“Al final, lo más decisivo es que Europa actúe y que cada uno en su país se marque su propio camino”, afirmó Rajoy. “Si los países de la Unión Europea cumplimos con nuestro deber y el conjunto hace las cosas con rapidez, agilidad, realismo y sentido común, esta crisis la vamos a superar en no mucho tiempo”.

En su primera entrevista bilateral con otro mandatario tras asumir el cargo hace menos de un mes, Rajoy dio por primera vez su expreso apoyo a la propuesta de Francia de crear un impuesto a las transacciones financieras. La llamada tasa Tobin.