Propuesta hispana para quitar poder al gobernador

Propuesta hispana  para quitar poder al gobernador
El representante Darren Soto dijo que el proyecto de ley no tiene nada que ver con John Martínez
Foto: La Prensa

El legislador estatal hispano Darren Soto anunció sus planes de enmendar la Constitución de Florida, con el fin de quitarle al gobernador el poder de nombrar a los ocupantes de cargos vacantes en oficinas y juntas de gobierno municipales.

Soto (D-Distrito 49) hizo el anuncio junto a su colega Scott Randolph en una conferencia de prensa en su oficina en Orlando.

La propuesta, titulada Resolución Conjunta 1337, modificaría la Sección 1 del Artículo 4 de la Constitución de Florida para eliminar la autoridad del gobernador de llenar las vacantes que surgen en juntas de comisionados y otros cargos municipales y que las mismas sean ocupadas por personas elegidas por los votantes.

“Creemos que es necesario que las municipalidades manejen sus propios gobiernos en este sentido, sin injerencias que respondan a intereses políticos externos”, dijo Soto.

Randolph, por su parte, sostuvo que “no podemos esperar que el gobernador esté habilitado para elegir a nuestros líderes locales”.

El proyecto de ley, que Soto espera sea discutido en la presente sesión legislativa, llega en un momento crucial para los residentes del condado Orange, donde ha generado controversia el nombramiento de John Martínez como comisionado por el Distrito 3.

Martínez, hijo del exsenador federal cubanoestadounidense Mel Martínez, fue designado por el gobernador Scott en sustitución de la boricua Mildred Fernández, quien renunció al cargo tras un escándalo de corrupción.

El puesto es el primer cargo político para Martínez, un abogado de 30 años quien ha reconocido públicamente desconocer los problemas del distrito, un enclave puertorriqueño en el que no ha sido recibido con los brazos abiertos, y al que tiene planes de mudarse.

“El proyecto de ley no tiene nada que ver con John Martínez, quien es más bien un producto de este problema”, aseguró Soto.

No obstante, añadió, “debido a la incertidumbre y decepción pública que rodea el reciente nombramiento a la comisión (de Orange) hecho por el gobernador, creo que es crítico que estas decisiones sean tomada a nivel local en un futuro”.

La Legislatura de Florida cuenta con una supermayoría republicana, y sería dificultaría que esta enmienda de los demócratas sea aprobada.