Tu Trabajo: Por qué preocupar sin motivo

Guía de Regalos

Cuando mi madre inmigró a este país de Nicaragua, su primer trabajo fue cuidando a personas enfermas hasta sus hogares. Esto era antes que yo naciera, después Mamá me explicaría lo importante y difícil que era su trabajo.

Estos profesionales se preocupan por nuestro recurso más sagrado: los seres que amamos. Ellos proporcionan servicios para mayores, niños y minusválidos, y ellos contribuyen a nuestra economía y nuestras familias. Nueve de 10 personas que trabajan cuidando la salud de otros hasta el hogar, son mujeres. Más de 200,000 son latinos y muchos viven debajo del nivel de pobreza. Estos trabajadores dependen de las estampillas de comida del gobierno y de la asistencia médica gratuita, para sobrevivir.

Algo esta mal.

El diciembre pasado, el Presidente Obama y yo propusimos una nueva regla para que estos trabajadores sean tratados como profesionales y no como niñeras.

De cuerdo con las regulaciones actuales de la ley federal, los trabajadores que cuidan de la salud de otros a domicilio, se les puede pagar menos de lo que requiere el salario mínimo federal (que es $7.25 por hora), y se les puede negar el pago por horas extras de trabajo.

La regla que proponemos cambiaria esto; garantizaría que el personal sanitario gane por lo menos $7.25 por hora y requeriría que se les pague las horas que pasadas de las 40 horas por semana. Sabemos que las personas están viviendo más tiempo por los nuevos avances médicos y a resultado, la industria del cuidado a hogar esta creciendo. Pero hay una escasez de gente calificada para hacer este tipo de trabajo.

Debemos atraer a más profesionales a esta industria para que sigamos teniendo personal que cuide de nuestros padres y abuelos. La asistencia de estos trabajadores permite que nuestros seres queridos y ya mayores de edad sigan viviendo independientemente en su propia casa.

Durante los últimos 25 años, esta rama de trabajo ha sido más difícil. Dichos trabajadores proveen asistencia médica a gente con diversas discapacidades. Ellos ayudan a la gente con enfermedades crónicas y terminales. Esto incluye la alimentación por medio de tubos, sanar heridas, y ayudar con la fisioterapia. Esto realmente es trabajo que solo se puede hacer con mucho corazón, pero es también arduo y cansado.

Para nuestros seres ya mayores de edad, el personal que cuida de su salud es usualmente a quien ven por primera vez en la mañana y a quien ven por última vez en la noche. Es por eso que la administración del Presidente Obama se preocupa y se enorgullece en proponer nuevas reglas para estos trabajadores, para que ellos tambien puedan cuidar de sus familias.