Se calienta la guerra verbal sobre la deuda griega

ZURICH – La batalla dialéctica entre Europa y los inversores privados se calienta mientras se estancan las conversaciones para reducir la carga de la masiva deuda de Grecia.

Mientras los ministros de Finanzas de los países que usan el euro como moneda adoptaron una postura firme sobre cuánto dinero de rescate inyectarían a la economía griega, el jefe del grupo que representa a los acreedores privados del país -bancos y otras firmas de inversión- advirtió que el futuro de Europa se ve amenazado si no se alcanza un acuerdo de reducción voluntaria de la deuda soberana griega.

Charles Dallara, director del Instituto de Finanzas Internacionales (IFI), advirtió que es necesario alcanzar un acuerdo pronto si es que los líderes europeos quieren evitar más turbulencias financieras.

“La estabilidad europea está en riesgo”, dijo a periodistas en una conferencia de prensa en Zurich.

Los líderes europeos e inversionistas privados se preparaban ayer para sostener difíciles negociaciones sobre cómo recortar la enorme deuda de Grecia, después que los ministros de finanzas del continente adoptaron una posición enérgica sobre cuánto dinero de rescate inyectarán a la economía griega.

Atenas, en la vanguardia de la crisis de deuda soberana que enfrenta Europa, intenta lograr que sus acreedores privados -bancos y otras firmas de inversión- canjeen sus bonos por otros nuevos de la mitad de su valor nominal, lo cual recortaría unos 100,000 millones de euros (130,000 millones de dólares) de su deuda. Los nuevos bonos también extenderían los plazos de reembolso 20 a 30 años más.

Sin embargo, el principal obstáculo durante las últimas semanas para asegurar este acuerdo ha sido la tasa de interés que estos bonos llevarían consigo. Una tasa elevada podría amortiguar las pérdidas de los inversionistas, pero también requeriría que la eurozona y el Fondo Monetario Internacional inyecten más de los 130,000 millones de euros (169,000 millones de dólares) en préstamos de rescate que prometieron en octubre.