Dickinson x 4

Para romper el ritmo de trabajo, esta semana he optado por ofrecer cuatro poemas de Emily Dickinson (1830-1886) en traducción.

No hay versificador norteamericano al que yo admire más: su claridad subversiva, su sintaxis insondable me hacen creer -ingenuamente, sin duda- que su vida, y por qué no, lo que cada uno de nosotros hacemos a diario, no está aprisionado en las coordenadas de tiempo y espacio que injustamente nos definen.

La casa de Dickinson está a unas cuadras de donde yo vivo. Paso a su lado casi todo los días, en mi camino a clase.

Sin embargo, aunque conozco su dirección, aunque he leído todo lo hallable sobre ella, Dickinson sigue siendo para una poeta secreta. Y también subversiva. Leerla es un acto de valor: hay que reenfocar el ojo y afilar el criterio. Asimismo, el acto de traducirla es perturbador. ¿Cómo reinventar el originar sabiendo que uno no hace otra cosa que traicionarlo?

Dickinson no vio su obra publicada, con la excepción de un puñado de versos que aparecieron, sin su consentimiento, en un periódico local. Tampoco tituló sus poemas. La numeración que generalmente los encabeza es producto de una laboriosa tarea editorial.

(239)

“Paraíso” es lo que no alcanzo!

Manzana que en el Árbol vi –

Mientras siga en vano – cuelgue

Eso – “Paraíso” es – a Mí.

El color, en la Nube Pasajera –

La Tierra prohibida –

Detrás de la Cuesta –la Casa escondida –

Allí – Paraíso – Hallado!

Sus Púrpuras burlonas – las Tardes –

Los creyentes – atraídos –

Enamorados – del Conjurador –

Que nos tejió – Ayer!

c.1861

(288)

Yo soy Nadie! Tú eres quién?

Eres – Nadie – También?

Pues somos dos los dos!

No lo digas! lo anunciarán – ya sabes!

Qué odioso – ser – Alguien!

Cuán público – como una Rana –

Decir tu nombre – en todo Junio –

Al pantano que clama!

c.1861

(1017)

Morir – sin Morirse

Y vivir – sin la Vida

Este es el Milagro a cuestas

Propuesto del Creer.

c. 1865

(1354)

El Corazón es la Capital de la Mente –

La Mente un solo Estado –

El Corazón a la Mente siempre conectado

Un solo Continente –

Una – es la Población –

Bastante numerosa –

Esta extática Nación –

Búscala – eres Tú.

c. 1876