Luchó por evitar secuestro de su hijo

Hispana respira aliviada al reencontrarse con el menor luego de sufrir violento robo
Luchó por evitar secuestro de su hijo
Lucila Saavedra en su cama del hospital St. Barnabas de El Bronx narró ayer cómo fue atropellada y lanzada contra otro vehículo estacionado al tratar de impedir que se llevaran a su pequeño Maximus Alexander.
Foto: GLORIA MEDINA / EDLP

NUEVA YORK – Una heroica madre se recuperaba ayer en un hospital de El Bronx luego que un sujeto le robara su carro frente a un establecimiento comercial y se llevara a su hijo, según informaron las autoridades que continúan tras el paradero de ladrón.

Lucila Saavedra, de 45 años, está siendo tratada en el hospital St. Barnabas por una fractura en la pierna derecha, después que se lanzara encima del auto para evitar que un desconocido se llevara a su hijo, Maximus Alexander Ramírez.

“Fue en cuestión de segundos”, dijo Saavedra, refiriéndose al incidente del pasado sábado alrededor de la 1:00 p.m. cuando un sujeto se robó su minivan con el pequeño adentro. “Sentí que me moría porque se llevaba a mi hijo y no pude hacer nada. Tenía un fuerte dolor, pero sólo pensaba en mi hijo”, agregó sin poder contener las lágrimas.

Saavedra había estacionado su vehículo frente a la floristería Lucy’s Flower Shop, ubicada en la 2651 de la avenida Jerome, en el área de Fordham, donde ella es administradora y trabaja desde hace 26 años. Salió de la minivan Honda Odyssey, color verde, a tomar el boleto del parquímetro y dejó a su hijo dentro del auto viendo televisión. Fue entonces cuando un individuo aprovechó para subirse al auto y robárselo, según relató la madre mexicana.

Saavedra quedó tirada en el piso, adolorida y gritando que no se llevara a su hijo, después que el sujeto acelerara y la golpeara dejándola enganchada contra otro auto estacionado. Después escapó con la minivan y Maximus, de 3 años, en su interior.

“Estaba desesperada y no pude hacer nada”, repetía Saavedra mientras abrazaba a su pequeño hijo, quien fue a visitarla ayer al hospital.

Al llegar Maximus, lo primero que el pequeño le preguntó a su madre fue “¿Mami te caíste?, ¿Te cogió el carro? I miss you“, mientras que la madre le tendía la mano para poder tocarlo y cerciorarse que estuviera bien. Ella sólo repetía “te amo” en inglés.

El niño fue ubicado cuando su hermana -Dallana Corona, de 23 años- llamó varias veces al celular de la mamá que había quedado dentro del vehículo y, finalmente, el pequeño contestó.

“Llorando, me preguntó que dónde estaba, que tenía miedo y que fuera por él”, relató ayer la joven en la sala de espera del hospital.

El miedo se apoderó del niño y no podía explicarle a la hermana donde estaba, según Corona. Mientras mantenía hablándole en el teléfono, la joven se pudo comunicar con otros familiares para pedirles que fueran a buscarlo por las calles del área. Al comunicarse con la policía, las autoridades le dijeron que lo localizarían con el GPS del teléfono.

Corona se mantuvo en comunicación con su hermano menor todo el tiempo, hasta que un tío y la policía dieron con el paradero del vehículo.

Según la policía, el vehículo fue encontrado a las 2:10 p.m. estacionado frente a 2600 de la avenida Davidson, en la misma área donde fue robado.

La policía hizo público un video grabado por una cámara de vigilancia, que captó el momento en que el hombre salió del auto y abandonó al menor.

El sospechoso es descrito como un sujeto de raza blanca o hispano de tez clara entre 55 y 60 años, que mide entre 5’7″ y 5’10”, calvo y con anteojos.

Si alguna persona tiene información que lleve al arresto del sospechoso, puede llamar a la línea gratuita de la policía al 1 (800) 57-PISTA.