Demián Bichir

"Ya ha pasado mucho tiempo desde 1986, ya es hora de que suceda", señaló el actor mexicano

Nueva York- A pesar de que ahora su vida está llena de glamur y de conversaciones con luminarias como Javier Bardem y Pedro Almodóvar, el actor Demián Bichir no olvida que estuvo como inmigrante a mediados de los 80 en la ciudad de Nueva York.

“En Nueva York aprendí a hacer guacamole, también trabajé en el club ‘The Underground’, haciendo de todo, hasta de “bus boy”, y en el restaurante Rosa Mexicano aprendí a hablar la mitad del inglés que ahora sé”, admitió.

En ese entonces Bichir, quien logró ser tomado en cuenta para el Oscar a mejor actor interpretando a un jardinero indocumentado que tiene que criar a su hijo en Los Ángeles, pudo conseguir su residencia gracias a la última amnistía que vivió el país en 1986.

“Cuando viví en Nueva York crecí como actor porque fui un indocumentado que no sabía inglés. Yo gozaba del prestigio de un nombre en mi país, mi vida estaba llena de privilegios, pero cuando me mudé a Nueva York tuve que aprender el idioma, fue como volver a nacer”, aseguró el intérprete.

Después de su paso por Nueva York, Bichir se mudó a Los Ángeles donde permaneció durante diez años de su vida. En 1994 regresó a México para seguir su carrera de actor en su país natal.

El actor mexicano está aprovechando su reciente nominación a un Oscar para hacer campaña a favor de una reforma migratoria en los Estados Unidos.

“El problema no son los indocumentados sino los políticos. Yo quiero que los políticos le dejen de mentir a la gente, a la sociedad, al tratar de decir que los indocumentados le están quitando trabajos a los estadounidenses, insistió.

“Al final de cuentas lo que hace falta es una nueva amnistía. Ya ha pasado mucho tiempo desde 1986, ya es hora de que suceda”, dijo el actor quien acaba de culminar un rol importante en la película “Savages” de Oliver Stone, al lado de los también hispanos Salma Hayek y Benicio del Toro.