A paso lento llegan a las urnas votantes de BVL

Las casillas abrieron a las 7 AM y cerrarán a las 8 PM.
A paso lento llegan a las urnas votantes de BVL
Osvaldo Cordero emite su voto temprano en la mañana en BVL, en Kissimmee.
Foto: Iza Montalvo / La Prensa

KISSIMMEE – Ha sido una mañana soleada, callada y de agradable temperatura en la comunidad de Buenaventura Lakes, al noroeste del condado Osceola.

De la misma manera, han transcurrido las horas en los alrededores de la biblioteca donde han estado votando los residentes del área por el candidato republicano que se enfrentará al presidente Barack Obama en las elecciones generales de noviembre.

El voto hispano podría decidir el resultado de las primarias republicanas a celebrarse hoy en la Florida, batalla en la cual, el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney y el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich se destacan como los favoritos en las encuestas. Buenaventura Lakes (BVL) es conocida como la meca de los puertorriqueños en Kissimmee, municipalidad que hace frontera con el sur de Orlando y cuya población latina es el 69.6%, de acuerdo con las más recientes cifras del censo.

Algunos de los trabajadores en el centro de votación hablaban entre sí, o leían, tratando de matar las horas del largo día que les espera y aguardando a que llegara algún ciudadano a votar. Las puertas del centro de votación abrieron al público a las 7 a.m. y cerrarán a las 7 p.m..

En el interior de la biblioteca, se observaba más movimiento de personas entrando y saliendo, que residentes ejerciendo su derecho al sufragio en la entrada lateral del edificio.

Según la Oficina del Supervisor de Elecciones de Osceola, hasta el lunes, un total de 2,819 ciudadanos habían emitido un voto ausente y otros 1,817 ejercieron su derecho durante las votaciones tempranas. Unos 41,275 están afiliados como republicanos en el condado y otros 33,003 como independientes.

“No se pueden hacer comparaciones, sobre las pasadas elecciones primarias del 2008, porque esta vez solamente está en juego la contienda republicana, no hay otros asuntos pendientes en la boleta electoral o contiendas municipales”, dijo Amber Smith, vocero de dicho ayuntamiento.

Temprano junto a su abuela, el joven cubano-americano Julio Quiñones, de 22 años, llegó a votar, aunque anticipando que su candidato de predilección no tiene grandes oportunidades de ganar. . “Voté por Ron Paul, porque me gustan sus ideales, su deseo de que el Gobierno sea más pequeño. Me parece que es el candidato más genuino de todos”, expresó. Su abuela asintió con la cabeza que también votó por el congresista de Texas mientras le esperaba en el carro.

“De Mitt Romney no me gustan las comparaciones del (Obama Care con el Romney Care) pero si gana la nominación del partido, ni modo votaré por él”, expresó.

Osvaldo Cordero de 59 años, quien dijo que hace muchos años se cambió del Partido Demócrata al Republicano, llegó muy decidido a votar por Mitt Romney. El puertorriqueño se radicó en Orlando después de vivir durante muchos años en el área de Jacksonville. Cordero defendió la postura de Romney en cuanto al debate de inmigración.

“Estados Unidos es una nación que por muchos años le ha mantenido las puertas abiertas a los inmigrantes. Romney no está en contra de la inmigración, sino la inmigración ilegal. No se pueden obviar de los problemas de los que ya viven aquí legalmente para acomodar los que no lo están”.

A la vuelta de la esquina, en un restaurante popular que venden pollos a la brasa, el tema inevitable era de política. “No le han dado ‘chance’ a Obama. Él ha sido un buen presidente”, dijo el dominicano Eliezer Domínguez, de 48 años.

“Le han dado más color de la cuenta a estas elecciones porque quieren, a como de lugar, sacar a Obama del poder. Se han sacado los trapos al sol los mismos republicanos sin pensar que están dañando a su propio partido”.

iza.montalvo@laprensaorlando.com