Revelan plan laboral para los inmigrantes

Coalición de grupos empresariales propondrá en Kansas su puesta en marcha
Revelan plan laboral para los inmigrantes
El programa favorecería a inmigrantes no autorizados que han estado en territorio estadounidense al menos por cinco años.
Foto: AP

TOPEKA, Kansas.- Una coalición de grupos empresariales propondrá que las autoridades de Kansas pongan en marcha un nuevo programa que ayuda a que inmigrantes sin autorización legal para radicar en Estados Unidos permanezcan en el estado y conserven empleos en la agricultura y otros sectores faltos de mano de obra, revelaron ayer representantes del grupo.

La propuesta seguramente causará controversia en la asamblea legislativa y dividirá a la mayoría republicana dado que algunos de sus miembros han argumentado que Kansas requiere tomar medidas duras contra la inmigración no autorizada. Representantes de la coalición empresarial, la cual incluye grupos agrícolas y la Cámara de Comercio de Kansas, proporcionó a The Associated Press una copia del anteproyecto de ley antes de su presentación formal ante la Cámara de Representantes y el Senado.

La coalición reveló detalles de sus propuestas pocos días después de que el secretario de Agricultura del estado, Dale Rodman, anunció que buscaría una exención de pago del gobierno federal para ayudar a la agroindustria. Representantes de la coalición aseguran que su propuesta eliminaría la necesidad de tomar tal medida. El nuevo programa propuesto por los grupos crearía una reserva de trabajadores inmigrantes que las empresas podrían aprovechar una vez que el estado certifique una falta de mano de obra en sus industrias. El estado apoyaría las peticiones individuales de los trabajadores al gobierno federal en busca de autorización para seguir laborando en el país.

“El punto clave es que estas son personas que se encuentran en Kansas”, dijo Allie Devine, una abogada de Topeka y ex secretaria de agricultura del estado que cabildea a favor de empresarios en asuntos de política migratoria. “Estamos solicitando que estas personas se queden aquí, que se les permita quedarse y trabajar”.

El programa favorecería a inmigrantes no autorizados que han estado en territorio estadounidense al menos por cinco años y no han cometido más de un delito menor, sin contar las infracciones de tránsito. El inmigrante además tendría que comprometerse a aprender inglés. Básicamente, dicen los integrantes de la coalición, el gobierno federal consideraría su deportación algo de baja prioridad mientras continúen trabajando en Estados Unidos.