Ley del silencio en vecindario donde balearon a un policía

El miedo y el silencio se apoderaron de los residentes de un complejo de vivienda pública en Brooklyn donde un latino hirió de bala en la cabeza a un agente.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Ley del silencio en vecindario donde balearon a un policía
El miedo y el silencio se apoderaron de los residentes de un complejo de vivienda pública en Brooklyn donde un latino hirió de bala en la cabeza a un agente.
Foto: AP / Archivo

Nueva York.- El miedo y el silencio se apoderaron de los residentes de un complejo de vivienda pública en Brooklyn donde un latino hirió de bala en la cabeza a un agente.

“Uno anda con un miedo aquí, lo pueden matar en cualquier momento”, dijo una puertorriqueña que dijo llamarse “Jenny” al preguntarle por la balacera donde Luis “Baby” Ortiz, de 21 años, presuntamente le disparó al agente Kevin Brennan hiriéndolo en la parte derecha de la cabeza.

Brennan, de 29 años, fue trasladado al hospital Bellevue donde fue intervenido quirúrgicamente y se está recuperando, según indicó ayer el Comisionado de Policía, Raymond Kelly.

El incidente ocurrió el martes, alrededor de las 9:00 p.m., en el edificio 370 de la avenida Bushwick que forma parte del complejo de viviendas públicas “Bushwick Houses” en el área de Williamsburg, cuando tres agentes acudieron a un llamado denunciando la balacera, según el informe policial.

Al llegar, los agentes divisaron a tres hombres corriendo y entre ellos identificaron a Ortiz, que era buscado para ser interrogado por otro asesinato ocurrido a comienzos de enero, indicó Kelly durante una conferencia de prensa .

“Sí, escuché los tiros y lo primero que hice fue decirle a mis hijos que se fueran a dormir”, dijo la madre puertorriqueña que se atrevió a hablar sin dar el apellido. “Él (Ortiz) no vive aquí, sólo lo vemos ‘hanging out’. Esto está feo porque uno no puede andar afuera en la noche”, dijo la residente del complejo desde hace siete años.

En horas de la tarde de ayer, la policía continuaba rodeando el complejo de vivienda pública con patrullas, agentes y cintas amarillas.

Otra puertorriqueña que dijo llamarse Alma y reside en el complejo de vivienda hace 14 años, dijo que era parte de un grupo de vecinos que vigilan los edificios y -por consiguiente- habían sido víctimas de amenazas de muerte.

“Se escuchan muchos tiroteos, hay muchos robos y muchas cosas fuera de la ley”, dijo Alma. “Siempre andan amenazando con que nos van a disparar a todos los que hacemos patrullaje, pero hay que ser precavidos. Siempre hay que andar con precaución”, agregó.

Una mujer que no se quiso identificar indicó ayer que no podía hablar porque temía que le pasara algo. Momentos más tarde -cuando volvió a pasar la residente de uno de los edificios- le advirtió a un hombre que hablaba con la prensa: “No hable que lo pueden matar”.

Ortiz, residente de Brooklyn, fue arrestado poco después del tiroteo, dentro del apartamento de un amigo y fue acusado de intento de asesinar a un policía, agresión contra un policía, posesión ilícita de un arma y amenaza.

“Estaba dentro de nuestro apartamento, pero quiero aclarar que aunque tenemos el mismo apellido no somos familia”, dijo Kenyetta Ortiz, quien vive en el apartamento donde el sospechoso fue capturado. “El es amigo de mi hermano, ahora toda mi familia está arrestada”, agregó la residente del edificio 390 de la avenida Bushwick.

La joven madre dijo que no estaba presente en el apartamento durante lo ocurrido. “Sólo deseo que mi familia regrese pronto y nos dejen entrar al apartamento, porque todos fueron llevados por la policía”, agregó.

La policía confirmó que cuando un sospechoso es arrestado dentro de un lugar con más personas, todas son llevadas para interrogarlas, pero aseguró que no se arrestó a nadie más.