Barrunto de tiempo extra

INDIANAPOLIS – En sus cuatro viajes previos al Súper Bowl con Bill Belichick como su entrenador y Tom Brady como quarterback, los Patriots de Nueva Inglaterra amenazaron con llevar el partido a tiempo extra.

A duras penas ganaron en 2002, 2004 y 2005, y perdieron por tres puntos ante los Giants de Nueva York en un partido clásico en 2008.

Cuando Nueva Inglaterra y Nueva York se enfrenten de nuevo mañana en el estadio Lucas Oil de Indianápolis, los Patriots serán favoritos a ganar por tres puntos.

Y existe una gran posibilidad de que ese margen se decida en un tiempo extra sin precedentes.

Ambos equipos llegan enrachados, con los Patriots ganando 10 partidos consecutivos después de su derrota en casa ante los Giants en noviembre. Nueva York cayó en un bache después de esa victoria al perder cuatro partidos seguidos y cinco de seis antes de retomar el camino con triunfos apretados en contra de los Jets de Nueva York y los Cowboys de Dallas, para ganar el título de la División Este de la Conferencia Nacional.

Los Giants han ganado cinco juegos en fila, incluyendo duelos de playoffs ante Atlanta, el campeón defensor Green Bay y San Francisco.

Lo que los Giants deben hacer es presionar a Brady antes de que se deshaga del balón. Terminaron capturándolo cinco veces y golpeándolo al menos nueve en el duelo de 2008 y lo presionaron durante la victoria de temporada regular en noviembre. Si pueden incomodar a Brady y presionarlo antes de que lance, arruinarían el ritmo de juego de la ofensiva de Nueva Inglaterra.

Dado que Brady prácticamente no representa una amenaza por tierra, los Giants tratarán de reducir la bolsa de protección lo suficiente para que Brady no pueda mantenerse dentro y lanzar. De no hacerlo, será difícil cubrir al receiver Wes Welker y a los dinámicos tight ends Rob Gronkowski y Aaron Hernandez; la línea secundaria de Nueva York no es lo suficientemente fuerte como para tener éxito sin la ayuda de la presión al quarterback.

Predicción: el Súper Bowl se extenderá a tiempo extra por primera vez, y se pondrá en efecto la regla de la NFL que permite que ambos equipos tengan posesión de balón en caso de que la primera ofensiva culmine en un gol de campo. Nueva Inglaterra logrará ese gol de campo, pero Manning conectará con uno de sus wideouts en la zona de anotación para ganar el partido.

(Información relacionada en las páginas 2 y 15)