Despiertan tarde

Primer triunfo de los Tigres en una causa perdida
Despiertan tarde
Jugadores de Tigres de Aragua celebran un triunfo sin más significado que el honor en la Serie del Caribe que concluye mañana.
Foto: AP

SANTO DOMINGO, República Dominicana (AP).- Después de tres tragos amargos, los Tigres de Aragua finalmente pudieron probar el néctar de la victoria en la Serie del Caribe aunque llega un tanto demorado.

El derecho Yohan Pino se combinó con dos relevistas para blanquear ayer 7-0 a los Indios de Mayagüez en la cuarta jornada del clásico del beisbol caribeño.

Puerto Rico queda con balance de 1-3 al borde de la tumba en la misma situación de Venezuela..

Pino (1-0) lanzó seis entradas y solo permitió dos hits, con dos ponches. Fue la primera victoria de los venezolanos tras iniciar con tres derrotas.

A Pino le siguieron en el montículo Marcos Tábata y Víctor Moreno, quienes completaron la blanqueada.

Los venezolanos anotaron la primera carrera en el primer episodio, cuando Jiménez disparó un sencillo al prado izquierdo para remolcar a Jorge Cortés.

En el séptimo inning, los Tigres golpearon nuevamente con un hit de Miguel Rojas y Cortés anotó desde primera base por un error del jardinero izquierdo Edgardo Báez y en la misma jugada un error en tiro de Irving Falú permitió que Rojas anotara la segunda vuelta del episodio, que puso el partido 3-0.

En la octava, Jiménez pegó un sencillo luego de un out, Edgardo Alfonzo le siguió con un doble que puso corredores en segunda y tercera.

Tras un boleto intencional a Saúl Rivera, Núñez forzó en el plato. Luis Hernández le siguió con un doble impulsor de dos carreras y pasó a tercera con el tiro al plato.

Luego anotó con un lanzamiento descontrolado que puso el juego 7-0 a favor de los venezolanos.

La derrota fue para Hiram Burgos (0-1), quien en cinco entradas toleró cuatro hits y una carrera, ponchó a seis.

Un día después de expresar que estaba “avergonzado” con la forma en que habían jugado sus Tigres ante los Yaquis de Obregón, el mánager Buddy Bailey vio mejores resultados de su equipo.

“Me siento mucho mejor”, dijo Bailey. “Sí estaba avergonzado [el sábado] porque no sólo representamos nuestro equipo, sino también toda a la Liga Venezolana”, agregó.

Puerto Rico cometió dos fatídicos errores en una misma jugada en el séptimo inning para facilitarle las cosas a Venezuela, que luego puso el partido de un solo lado con un octavo inning de cuatro carreras.

“Esta vez fueron ellos los que nos dieron algunas cosas”, subrayó sonriente Bailey.

Aparte de las pifias de Puerto Rico y un bateo oportuno que se hizo esperar hasta ayer para los venezolanos, la clave del triunfo fue el gran trabajo de Pino.

“Estoy orgulloso por la victoria”, dijo Pino, de 28 años y quien terminó el 2011 en la organización de Toronto.

“Me mentalicé en atacar a los bateadores, lanzando muchos strikes. Ya que éste es un estadio aliado de los lanzadores, me mentalicé en eso, y salieron bien las cosas”.

Con 1-3, ya es un poco tarde para los pupilos de Bailey. Pero el mánager estadounidense pretende terminar fuerte en el Estadio Quisqueya.

“Habíamos tenido nuestras oportunidades”, comentó el estratega al preguntársele por la explosión de carreras en el octavo inning vs. Puerto Rico.

“Uno espera que con 10 hits, algo se puede hacer y con un pitcheo de calidad las cosas cambian a favor”, dijo Bailey.