Glucosa afecta a los riñones

La incontinencia urinaria es causada en gran parte por el azúcar que se consume a lo largo de la vida.
Glucosa afecta a los riñones
El daño en el riñón se produce en gran medida por el consumo de glucosa a través de los años
Foto: Archivo

MÉXICO, DF.- En la tercera edad, la incontinencia urinaria lo causa en gran parte el azúcar que consumieron a lo largo de su vida.

El urólogo Carlos Mosqueira Mondragón explicó que el daño en el riñón se produce en gran medida por el consumo de glucosa a través de los años, y el cual puede manifestarse rápidamente en un año, o bien tardarse incluso hasta 30 años para presentar sus primeros signos.

Otra de las causas de daño renal se debe a la presencia de cálculos, los cuales son consecuencia de procesos infecciosos en las vías urinarias o a alteraciones en las glándulas paratiroides o de problemas parametabólicos.

“Cuando los cálculos crecen demasiado llegan a dañar el tejido renal muy rápido, sobre todo en pacientes que tienen cálculos de aspecto de coral (coraliforme), el riñón ya está totalmente destruido y en ocasiones aunque quites el cálculo no es posible regresar a la función renal normal”, explicó Mosqueira.

En el caso de los varones otro de los orígenes de la insuficiencia renal, además de los cálculos, es la obstrucción en las vías urinarias causadas por un aumento del tamaño de la próstata, por lo cual es necesario que todos los hombres mayores de 40 años se realicen periódicamente los exámenes de antígeno prostático.

“Después de los 40 todos nos debemos revisar el antígeno prostático, pero después de los 50 tenemos que acudir con el médico urólogo para que nos hagan un examen completo”.

Mosqueira enfatizó en la necesidad de que los varones dejen a un lado el falso pensamiento de perder su hombría por un tacto rectal, ya que éste podría salvarles la vida.

Otro de los orígenes de este padecimiento son los procesos inflamatorios del riñón y sus vías, a lo cual se le denomina síndrome nefrótico y tiene que ser atendido por un nefrólogo para evitar un daño renal severo.

Cualquiera de los casos, la atención oportuna de un médico y de un tratamiento puede ayudar a detener el avance de la enfermedad y, en caso de tenerlo, a tener una buena calidad de vida, por lo que se recomienda acudir con el médico ante los primeros síntomas.

“En la mayoría de los casos se puede mejorar, pero una vez que se ha establecido el daño renal ya no es posible revertirlo”, finalizó.

– Alerta de insuficiencia renal

– Crecimiento del diámetro del tobillo (se hincha)

– Se hematizan los párpados (se ponen morados)

– El paciente comienza a tener vista cansada

– La piel toma un aspecto pálido

– Aparecen problemas de hipertensión arterial