Más muertos por bombardeos sirios

Más muertos por  bombardeos sirios
Daños provocados en una vivienda del barrio de Baba Amr, en Homs, Siria, durante un bombardeo de las fuerzas leales al presidente Bashar Assad.
Foto: efe

BEIRUT – Las fuerzas armadas sirias dispararon ayer morteros y cohetes que mataron a decenas de personas en la ciudad rebelde de Homs, dijeron activistas, en el más reciente ataque de una ofensiva de casi una semana con la que el régimen del presidente Bashar Assad pretende aplastar a la disidencia.

En los momentos de calma de la embestida, los habitantes usaron altavoces para pedir donaciones de sangre y provisiones médicas.

“Hay medicina en las farmacias, pero llevarlas a las clínicas es muy difícil, no pueden llevar medicamentos a los heridos”, dijo Mohamed Salé, un activista afincado en Siria, a The Associated Press por teléfono.

A medida que crece la violencia, las potencias mundiales buscan nuevos enfoques diplomáticos para poner fin al prolongado derramamiento de sangre en Siria.

La represión del régimen contra los disidentes lo ha dejado casi completamente aislado de la comunidad internacional, pero Assad tuvo respaldo político de Rusia y China, que el fin de semana aplicaron un doble veto a una resolución de la ONU que pedía su dimisión. Las sanciones han causado estragos en la economía de Siria, pero no han detenido las ofensivas militares que han dejado un saldo de más de 5,400 personas muertas desde el inicio de la revuelta en marzo.

Un funcionario de la Liga Arabe dijo el jueves que el organismo, con sede en El Cairo, discutirá el domingo si reconoce a los opositores agrupados en el Consejo Nacional Sirio como los representantes legítimos de Siria y si les permite abrir oficinas en las capitales árabes. El funcionario habló con la condición de mantener el anonimato porque no se había tomado decisión alguna sobre el tema.

Homs, la tercera ciudad más grande de Siria, se ha convertido en el centro de la resistencia, pero también de las represalias del gobierno en el levantamiento popular que comenzó hace 11 meses.

Muchas regiones ha caído bajo control de soldados desertores que buscan derrocar al régimen de Assad.

En la operación militar más reciente, que comenzó el sábado, las fuerzas gubernamentales desataron una ofensiva incesante contra Homs, con fuego de obuses contra zonas residenciales para erradicar focos de resistencia y recuperar el control de la ciudad, donde viven un millón de personas.

De la misma manera, los habitantes de los barrios asediados de Homs se enfrentan a la falta de alimentos y de combustible para cocinar.