Detienen en Texas a presunto colaborador de los Zetas

Guía de Regalos

Washington – Estados Unidos ha detenido en San Antonio (Texas) a Antonio Peña Argüelles, de 56 años y presuntamente vinculado al cártel de los Zetas, según indica el escrito de acusación presentado por la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA) obtenido hoy por Efe.

La denuncia precisa que Peña Argüelles ha sido detenido bajo sospecha de implicación en tramas de lavado de dinero a políticos corruptos mexicanos.

El arresto tuvo lugar el miércoles por la mañana en las inmediaciones de su casa, en la zona de Stone Oak, en San Antonio.

La jueza Nancy Nowac ordenó para Peña libertad bajo fianza hasta el próximo 21 de febrero, que tendrá lugar su audiencia.

Peña se enfrenta a 20 años de prisión por el delito de lavado de dinero.

De acuerdo con la denuncia presentada por la DEA, Peña había estado ocultándose desde noviembre, cuando los miembros de los Zetas mataron a su hermano Alfonso en Nuevo Laredo y dejaron una amenaza directa contra el detenido junto al cadáver.

“El aviso alega que Antonio Peña Argüelles se llevó cinco millones de dólares y que no cumplió con sus obligaciones. El aviso además se refería a Peña Argüelles como alguien dedicado al lavado de dinero con residencia en EEUU”, indica la denuncia.

Además, el texto que estaba junto al cuerpo culpaba a los dos hermanos de la muerte de Rodolfo Torre Cantú, candidato a gobernador de Tamaulipas, asesinado en 2010, a quien ambos hermanos tenían que haber prestado “protección política” a cambio de esa cantidad. Algo que según la amenaza de los Zetas, no llegaron a cumplir.

El día del asesinato de Alfonso, según el documento, Antonio recibió un mensaje de texto del número dos de los Zetas, Miguel Treviño Morales “El 40”, que le advertía de sus movimientos.

“Muy bien, no pagues. Pero deja que nos enteremos de dónde te estás escondiendo, porque como bien sabes no vas a tener un lugar donde esconderte”, escribía Treviño en el mensaje, en el que le pedía que devolviera una cantidad de dinero que Peña se negaba a entregar al cártel.

El vínculo de los hermanos Peña con los Zetas surgió porque éstos poseían un rancho que estaba al sur de Nuevo Laredo, cerca de un puesto de control federal, y el cártel le pagaba una cuota para trasladar drogas a través de su propiedad, alega la DEA.

La relación del detenido con los Zetas fue creciendo hasta convertirse en un intermediario entre el cártel y los políticos y empresarios corruptos.

El detenido obtenía así beneficios del narcotráfico en Brownsville, Roma, Laredo y Las Vegas, según dice la denuncia, que también detalla cuentas bancarias que Peña abrió en Texas y California, donde tenía ingresados más de 10 millones de dólares.

Más tarde se trasladó a EE.UU. y puso en marcha varias compañías de transporte para moverse en los círculos políticos y empresariales.