Periodista denuncia persecución en RD

Santo Domingo/INS – El periodista Guillermo Gómez acusó ayer al presidente dominicano Leonel Fernández y al gobierno de presuntamente saquear al país y de pretender acallarlo con los allanamientos realizados en sus dos residencias, la oficina de abogados de sus hijos y de su periódico digital El Siglo 21.com

Gómez argumentó que el gobierno busca destruirlo y fusilarlo moralmente a él y a su familia y acusó al Estado de perseguirlo por el trabajo que realiza contra la corrupción a través de sus medios y porque ha denunciado las intenciones que tiene el gobierno de que en el país “haya un partido único”.

“Señor Presidente, ¿qué más quiere hacer con nosotros, conmigo y con mi familia? ¿Que va a hacer ahora, va a utilizar los tanques contra nosotros? Yo estoy dispuesto a defender mi honor. Tenga la bondad de que así como yo lo respeto, respete a un hombre de honor”, expresó Gómez en su programa dominical Aeromundo, que se transmite por un canal de televisión (Color Visión).

En ese sentido, aseguró que las acciones que ha tomado el gobierno no lograrán detener las publicaciones que adelantó serán difundidas entre marzo y abril por el periódico digital.

Además, en el programa, que ha mantenido por 40 años, acusó al presidente Fernández de supuestamente comprar voluntades en los medios de comunicación para impedir ataques, razón por la cual atribuyó los allanamientos.

Gómez reiteró ni él ni su hijo, José Ángel Gómez, hayan “jaqueado” las cuentas de la Primera Dama, Margarita Cedeño de Fernández o de otras personalidades.

Gómez y el director del periódico, Radhamés Gómez Sánchez, manifestaron que a pesar de que el gobierno dijo que el Ministerio Público no ha allanado las instalaciones del periódico, poseen el servidor que se llevaron durante la intervención del jueves pasado.

Manifestaron que representantes del Ministerio Público “sí se reúnen con jaqueadores”.

Por otra parte, el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez pidió una investigación y que se fijen responsabilidades en el caso de las intervenciones ilegales a las cuentas de correo electrónico de Cedeño de Fernández y de otras personalidades.