Solicitan ayuda para esclarecer un asesinato

Solicitan ayuda  para esclarecer un asesinato
Vista del sector donde fue apuñalado de muerte un inmigrante.
Foto: Candida Portugues / edlp

PORT CHESTER, NUEVA YORK – Las autoridades solicitaron ayer la ayuda del público para esclarecer la muerte de un inmigrante tras una pelea ocurrida en esta localidad del condado de Westchester.

Carlos Guiracocha, de 23 años, fue apuñalado la madrugada del siete de febrero después de una discusión. Cuando la policía llegó al lugar, alrededor de las 4:00 a.m., lo encontró sin vida junto al 131 de Poningo Street. No lejos del lugar hallaron un cuchillo que creen podría ser el arma utilizada contra el fallecido.

Hasta el momento, no se han producido arrestos, pero las investigaciones policiales apuntan a que éste no ha sido un ataque aislado, sino que fue apuñalado por alguien que conocía durante la discusión.

“Pedimos a aquellos que tengan información que nos llamen al (914) 939 1000. Si quieren pueden dar su información anónimamente”, declaró el Teniente James Ladeairous, quien está a cargo de la investigación.

Apenas una hora antes de su muerte, Guiracocha llamó a su hermana gemela, Lourdes. Según declaraciones de ésta al Portchester Patch sonaba ebrio y como que lloraba. “Me dijo que cualquier cosa que le pasara, siempre estaría cuidándome, parecía estar pidiendo perdón… le dije ´No hagas locuras´ y me respondió ´No te preocupes por mí´”.

Guiracocha es el más joven de una familia de siete hermanos y vino a los nueve años de Ecuador. Al parecer, tenía problemas de alcohol, habiendo sido arrestado por conducir ebrio en el 2008.

El joven alquilaba un cuarto en la vivienda de una familia hispana en Port Chester, no lejos del lugar donde murió e igualmente cercano a la vivienda familiar donde habitan -entre otros- su hermana y su madre.

Vecinos que pidieron no ser identificados dijeron que tanto la familia con la que vivía -como él- son amables y trabajadores. “El trabajaba con una compañía de arreglo de tejados”, indicó la vecina.

En la vivienda familiar no había nadie ayer y los vecinos no quisieron hablar de la familia, salvo decir que se habían marchado a primera hora de la mañana.