Amor invade al carnaval de Sao Paulo

Sus carrozas y disfraces evocaron desde la mitología griega, con Cupido, hasta la donación de órganos como muestra de amor a los demás

Sao Paulo.- El amor en sus diferentes expresiones, representado por la escuela Camisa Verde e Branco, abrió en la noche de hoy el desfile de las escuelas de samba del carnaval de Sao Paulo, que se prolongará hasta el amanecer del sábado.

Al ritmo de la samba “É o amor” (Es el amor), los músicos y bailarines de la escuela llevaron al sambódromo de Anhembí su visión de lo que calificaron de “el más puro y verdadero sentimiento”, para lo cual sus carrozas y disfraces evocaron desde la mitología griega, con Cupido, hasta la donación de órganos como muestra de amor a los demás.

El Taj Mahal, mausoleo que el emperador mogol Shah Jahan mandó a construir en el siglo XVII en la India en memoria de su esposa favorita, o la diosa Oxum, que representa al amor entre los orixás africanos también estuvieron representados en el desfile.

De la misma manera, el amor en el cine y hasta el amor a la patria formaron parte de la puesta en escena de la Camisa Verde e Branco, la primera de las siete escuelas que desfilarán a lo largo de la próxima madrugada en el sambódromo paulista.

La velada la completarán Imperio de Casa Verde, X-9 Paulistana, Vai-Vai, Rosas de Ouro, Académicos de Tucuruvi y Mancha Verde.

Los desfiles del grupo especial, máxima categoría del carnaval de Sao Paulo, continuarán en la noche del sábado con las presentaciones de Dragones da Real, Pérola Negra, Mocidade Alegre, Aguia de Ouro, Unidos de Vila María, Gavioes da Fiel y Tom Maior.

En Río de Janeiro, que se precia de tener el más espectacular desfile de escuelas de samba, las presentaciones principales comenzarán en la noche del domingo y se prolongarán hasta la madrugada del martes.

Mientras tanto en Río y en otras ciudades como Salvador, Recife y Olinda, la fiesta carnavalesca se desarrolla en las calles donde multitudes bailan al ritmo de la samba, el frevo y otras músicas populares. EFE