Lento proceso para identificar a víctimas de fuego

Tegucigalpa/EFE – El trabajo de identificación de las víctimas del incendio, hace una semana, en una cárcel hondureña que dejó 359 muertos es lento por lo “complejo” del proceso, lo que ha acrecentado el dolor y la impotencia entre los familiares que exigen que les entreguen pronto a sus deudos.

De las 359 personas fallecidas en la prisión, al menos 60 han sido identificadas, y de ellas, 27 ya fueron entregadas a sus familiares, informó por su parte a Efe el portavoz del Ministerio Público, Melvin Duarte.

Hasta ayer se hicieron unas 150 autopsias de los 359 muertos registrados en la prisión.

En los predios de Medicina Forense el cuadro sigue siendo desgarrador, precisamente ayer una veintena de mujeres al trascender extraoficialmente que los cuerpos serían enterrados en una fosa común burlaron la cerca de alambre levantada en el área y corrieron hasta donde estaban varios de los cuerpos en bolsas blancas.

Miembros de la Policía y el Ejército intervinieron para evitar mayores incidentes, mientras que otra fuente del Ministerio Público dijo que “un periodista de un canal de televisión indujo a que familiares de las víctimas reaccionaran por algo que no es cierto”.

“El Ministerio Público garantiza a todos los familiares que la identificación de los cuerpos se hará hasta el final y que no se está enterrando en fosas comunes a ninguna de las víctimas del incendio de la cárcel de Comayagua”, agregó. En las labores de identificación participan unos 25 forenses, entre nacionales y de otros cinco países- Chile, El Salvador, Guatemala, México y Perú.Los equipos forenses también están tomando muestras de sangre y huellas a familiares de las víctimas del incendio, en el marco de la difícil tarea de identificación de muchos de los fallecidos.

Duarte declaró que hasta el domingo se habían tomado 281 muestras de sangre, que servirán para poder identificar a muchos de los cuerpos que presentan alto grado de calcinación.